Jesús Julio Carnero representará a la FEMP en el Grupo de Trabajo de la Tarjeta Social

La Comisión de Bienestar Social de la FEMP se reúne en el Museo Provincial del Vino de Peñafiel

La Comisión de Bienestar Social de la Federación española de Municipios y provincias (FEMP) se ha reunido hoy en el Museo Provincial del Vino de Peñafiel, bajo la presidencia de Jesús Julio Carnero, presidente de la Diputación de Valladolid y de la Comisión, acompañado de la vicepresidenta de la comisión, Elvira García Campos, alcaldesa de la localidad valenciana de Alaquàs.

 

La Comisión de Bienestar Social tiene como objetivo la elaboración de estudios y la formulación de propuestas sobre cuestiones directamente relacionadas con los Servicios Sociales, que para la FEMP son el instrumento básico para el establecimiento de una política social integral y para el logro del máximo bienestar social.

 

A través de estas propuestas, deben desarrollarse programas orientados a cada uno de los sectores específicos de la población, con el fin de promover la integración de aquellos colectivos que se encuentran en situación de desventaja social, ayudándoles a superar sus dificultades para mejorar su calidad de vida e integración.

 

TARJETA SOCIAL

 

En la reunión, en la que también han participado, entre otros, el subdirector de Derechos Sociales de la FEMP, Javier de Frutos y representantes municipales de Castellgalì (Barcelona), Vitoria-Gasteiz, Torredelcampo (Jaén), Getafe (Madrid), Almaraz (Cáceres), Santander y Salamanca, se ha informado de la designación por parte de la Junta de Gobierno de la FEMP de Jesús Julio Carnero como representante de la Institución en el denominado Grupo de Trabajo de la Tarjeta Social.

 

La Tarjeta Social se trata de una iniciativa aprobada en la última Conferencia de Presidentes. Se trata de una tarjeta universal que recogerá todas las prestaciones públicas que recibe un ciudadano, incluidas las prestaciones económicas gestionadas por órganos y organismos de la Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales.

 

Este nuevo instrumento permitirá mejorar los mecanismos de diagnóstico para el diseño y desarrollo de políticas públicas para los ciudadanos. Por otro lado, se amplían así los mecanismos de participación, a través de un sistema abierto que permita sumar programas también del tercer sector y entidades públicas y privadas a través de la responsabilidad social corporativa.

 

Esta tarjeta ofrecerá a las Administraciones Públicas encargadas de diseñar las políticas sociales una base de datos y una herramienta de análisis estadístico para detectar con precisión las situaciones de vulnerabilidad. Se pretende así mejorar la coordinación entre las políticas de empleo y las políticas sociales y evitar situaciones de desprotección.

 

Además, en la reunión de hoy se han tratado otros asuntos como la aprobación de sendos convenios en materia de prevención de drogodependencias y para el cumplimiento de trabajo en beneficio de la comunidad; el estado de situación de proyectos en marcha vinculados a la Red Española de Municipios de Acogida de Refugiados y a la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores; y se han analizado diferentes propuestas realizadas por la Federación española de Familias Numerosas, relativas a cuestiones como tasas y precios públicos, vivienda, transporte público o participación familiar.

 

BUENAS PRÁCTICAS EN PARENTALIDAD POSITIVA

 

Asimismo, se ha informado la celebración de una jornada de formación de profesionales en la Guía de Buenas Prácticas en Parentalidad Positiva que se va a desarrollar los próximos días 20 y 21 de junio en el Castillo de Fuensaldaña, organizada por la FEMP y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y Federación Española de Municipios y Provincias, con la colaboración de la Diputación de Valladolid.

 

El objetivo de la jornada es dar a conocer a los profesionales la página de familiasenpositivo.es y la Guía de Buenas Prácticas en Parentalidad Positiva en el marco de las acciones encaminadas a mejorar la calidad de los servicios y sensibilizar sobre la necesidad de su aplicación.

 

Al tiempo, pretende capacitar a los profesionales para que aprendan cómo se puede aplicar el protocolo de buenas prácticas online alojado en dicha página, en qué medida es útil para conocer la realidad del funcionamiento del servicio y apoyar la toma de decisiones basada en un plan de mejora que se deriva de su aplicación, así como para que puedan formar y/o asesorar, a su vez, a otros profesionales en el conocimiento de dicha Guía, organizar la aplicación del protocolo online y extraer su máximo aprovechamiento.