Actualizado 21:52 CET Versión escritorio
Valladolid

Jesús de Medinaceli completa su procesión de Regla con momentos para el recuerdo

La variación del recorrido dejó una estampa impresionante a su paso por la angosta calle de Rúa Oscura.

Publicado el 16.04.2019

Desde hace varios años, la austera Semana Santa vallisoletana cuenta con una procesión que deja estampas mucho más sureñas: ‘De Despeñaperros para bajo’, como reza el dicho. Se trata de la procesión de regla de la Cofradía del Discípulo Amado y Jesús de Medinaceli, con el  paso portado a costal Jesús Medinaceli esculpido en 2012 por Juan Antonio Blanco.

 

Una cuadrilla de costaleros mueve al compás el precioso cautivo que este año también modificó su recorrido. A las ocho y media de la tarde, la cofradía del Discípulo Amado ponía su paso en la calle. Desde la iglesia de San Martín, que se ha convertido en la sede de la hermandad.Se tuvo que retrasar veinte minutos la salida. Cuatro inoportunas gotas hicieron saltar las alarmas. Por fortuna, todo quedó en un susto y la noche, aunque fresca, no fue desagradable para seguir la procesion.

 

Enfilaba el paso Angustias, Bao, Plaza del Rosario, San Juan de Dios, Leopoldo Cano hasta llegar a Rúa Oscura, la angosta calle lateral de la iglesia de la Vera Cruz que dejó los momentos más estéticos de la procesión. Por su estrechez la maniobra fue importante y, por unos momentos, la estampa recordó a Semanas Santas de otros lares.

 

Tras dejar atrás la pequeña calle se recorrió Platerías, Plaza del Ochavo, Vicente Moliner, Fuente Dorada, Bajada de la Libertad, Tintes, Catedral y Arribas hasta llegar a la catedral metropolitana, donde se llevó a cabo un Acto Penitencial. La comitiva regresó por Arribas, Plaza de la Libertad, Plaza del Portugalete, Magaña, Solanilla, Angustias y San Martín hasta la Iglesia parroquial del mismo nombre, donde concluyó la procesión. Los costaleros se abrazaban tras el esfuerzo. Había concluido su procesión de regla.

COMENTARComentarios