Javier Hontoria, por amor al arte
Cyl dots mini

Javier Hontoria, por amor al arte

Una mañana me acerqué al Patio Herreriano a felicitar a Javier Hontoria. He visto la Sala 8 Figuración A-Representativa y son obras muy buenas. Me contestó “Gracias,  ahora mismo en España no hay ninguna sala como esta, es inevitable que el Museo mejore cada día”.  Ha pasado un tiempo desde que tomó las riendas del Patio Herreriano y ya resuenan en las salas y en la Capilla su impronta, su modo de hacer las cosas.

 

Ahora mismo estoy muy ilusionado, vamos a celebrar el 20 aniversario de El Museo  Patio Herreriano y estoy lleno de proyectos, tengo a mi equipo trabajando a tope y hay que escoger las cosas que de verdad merecen la pena, no hay tiempo que perder.

 

“Siempre hay algo de verdad en las cosas imaginadas”, solía decir Hemingway, del mismo modo que siempre hay algo imaginado en las cosas de verdad. Quizás por ello las historias que cuenta el Patio Herreriano conectan con el visitante porque aportan contexto y argumentos cosiendo abstracción, figuración,  lógica y sentido.

 

Javier Hontoria  es consciente de que las  salas del museo  son una medición simbólica entre nosotros y el mundo y que pueden forjar la conciencia del visitante. Existe un lenguaje universal que utilizamos de manera automática y que se incrusta en la memoria y nos acompaña durante días. Para la memoria no existen leyes.

 

No me importa que me critiquen, cualquiera que haya tenido un puesto de responsabilidad sabe que va a estar expuesto a críticas.  A Javier Hontoria no le importan que le lleven la contraria – digo lo que tengo que decir y a otra cosa- . Pero no por eso vas a tener que dejar de tomar decisiones, eso va implícito en el puesto. Te puedes equivocar, pero necesitas ser humilde para cuestionarte las decisiones críticas. Has de tener confianza para poder dar confianza a otros.

 

Estoy muy a gusto en Valladolid y tengo muchos proyectos a la vista. El paseo por el claustro del Patio Herreriano resulta luminoso a esta hora de la mañana.  Javier Hontoria, hace bueno aquello que escribió  Francis Scott Fitzgerald…  la prueba de una inteligencia de primera clase es la  capacidad para retener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo y seguir conservando la capacidad de funcionar.

 

Javier Hontoria ama el arte. Sabe que lo más importante es ser auténtico consigo mismo. Traer al Patio Herreriano obras que el público necesita ver  y que cada uno después juzgue por sí mismo. Esa es la grandeza del arte y la suya propia.

  

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: