Izquierdo acusa a Sáez Aguado de "mentir" sobre el Clínico de Valladolid

EP

Las obras del hospital vallisoletano deberían haber finalizado en septiembre de 2013, según lo previsto inicialmente, y aún siguen sin concluirse.

El procurador socialista Javier Izquierdo ha acusado al consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, de "mentir" sobre el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, y lo que éste le ha reprochado que sea un "maestro en el arte de terjiversar" sus palabras en torno a la petición de que se evite que la sanidad sea un debate "partidista" y no "político".

 

Izquierdo y Sáez Aguado se han hecho lanzado estos reproches y acusaciones en el marco de una pregunta que el procurador socialista ha realizado sobre las obras del Clínico y cuándo se culminará su ampliación y reforma. Unas obras cuya finalización estaba prevista para septiembre de 2013, y que a febrero de 2018 no han concluido. 

 

A esta pregunta, el consejero ha reiterado el proceso de rescisión del contrato con la empresa adjudicataria en noviembre, se publicó en enero la continuidad del proyecto con la redacción del nuevo edificio de consultas, que tiene un plazo de cuatro meses de ejecución y por ello esperan licitar las obras en agosto y culminar el proyecto global para continuar, además de las consultas, con las torres de hospitalización.

 

En respuesta a esta cuestión, Javier Izquierdo ha pedido al consejero que aclare si se esperará a terminar el bloque de consultas para empezar con el de hospitalización porque cuando el Clínico cumpla 50 años en 2028 podría llevar 25 en obras.

 

Izquierdo ha acusado a Sáez Aguado de "mentir" tanto en sede parlamentaria como ante los medios de comunicación, con unas obras cuatro años paralizadas y la posibilidad de que la indemnización por la rescisión del contrato pueda costar más de cinco millones de euros. Además, ha criticado que no comparezca en las Cortes para explicar este asunto a pesar de que se solicitó en noviembre de 2016.

 

Además de todo lo relacionado con el hospital vallisoletano, Izquierdo ha criticado que el consejero haya pedido apartar la sanidad del debate político y se ha preguntado si esta materia no es una cuestión política qué pinta un gestor al frente de la misma, al que ha acusado de privatizar el Hospital de Burgos, mantener el copago farmacéutico, anunciar y después negar aceleradores lineales, etcétera.

 

El procurador socialista ha asegurado que la hoja de servicio del consejero está "más manchada que el babero de un infante" tras comer una papilla de frutas con problemas como el sistema informático Medora, al que se ha referido como "modorra" en referencia a sus continuos fallos que ralentizan su uso, que la Comunidad sea la última en incorporar la receta electrónica o que le suspendan unas oposiciones.

 

Izquierdo ha pedido al consejero que asuma responsabilidades, porque "no pasa nada" por hacerlo, tras lo que ha recordado la manifestación de las plataformas en defensa de la sanidad pública en Valladolid el 20 de enero.

 

Ante estas críticas, Sáez Aguado ha acusado a Izquierdo de ser un "maestro del arte de terjiversar" porque no pide sacar la sanidad del debate político, sino del "partidista" y "electoralista", como ha recordado que han pedido muchos profesionales de centros hospitalarios, algo que hizo público la Consejería a través de distintos escritos este lunes.

 

Así, ha pedido al socialista discutir sobre sanidad pero separarlo del debate partidista, tras lo que ha acusado a Izquierdo de utilizar "mentiras" en su discurso con afirmaciones como que el Hospital de Burgos se ha privatizado, cuando su personal es público y se atiende a todos los ciudadanos, criticar el copago, que no es competencia de la Junta, así como de decir que en 2017 no se han hecho obras en centros de salud cuando se ha actuado sobre 14 y tres se encuentran en obras.

 

"No oculte la realidad o no mienta", ha aseverado Sáez Aguado, responsable de la materia sobre la que han versado múltiples preguntas del Pleno de las Cortes este martes.