IU pide a la Diputación que la Junta atienda las reivindicaciones de los bomberos forestales

Piden el reconocimiento de su estabilidad laboral, con trabajo todo al año y que se les reconozca la categoría de bombero forestal.

Izquierda Unida presentará una moción en la Diputación de Valladolid para en la que reclamará a la Junta de Castilla y León que atienda las reivindicaciones que los bomberos forestales han elevado al Consejero de Fomento y Medio Ambiente.

  

En concreto, IU pide que se atiendan las reivindicaciones que los bomberos forestales han elevado al consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, que pasan por mejorar y regular sus condiciones de trabajo tales como la estabilidad laboral, con trabajo todo el año; que se les reconozca la categoría profesional de "bombero forestal" conforme al Real Decreto 1591/2010, de 26 de noviembre y que se les proporcione formación continuada y de calidad, "para así dar a la ciudadanía y el medio ambiente el servicio que se merece, un servicio público y de calidad",

  

Mientras tanto, IU pide a la Junta de Castilla y León que exija a las empresas que se consignan los contratos de este tipo de servicios, "que subroguen inexorablemente a todo el personal y que, de no hacerlo o hacerlo de entrada pero después despidiéndolos, pierdan el derecho a prestar servicio".

  

De la misma forma, incide en la conveniencia de que, dado que este tipo de servicios es esencial pase a ser desempeñado por empleados públicos, funcionarios de carrera o personal laboral, dependientes directamente de la Junta de Castilla y León o de la Administración que se considere más conveniente.

  

La formación, en el texto de su moción, recuerda la importancia de los servicios de prevención y extinción de incendios forestal y pone de manifiesto que en Castilla y León las competencias son de la Consejería de Medio Ambiente, "que presta el servicio, seguramente mejorable, bien directamente o bien a través de empresas privadas".

 

FIJOS-DISCONTINUOS

  

En este sentido, señaló que el dispositivo con que se cuenta, incluyendo a los agentes medioambientales, que son personal funcionario, está formado por personas que trabajan como fijos-discontinuos, "en el mejor de los casos", con contratos de una duración de entre tres y cuatro meses la mayoría de veces, o entre seis y nueve meses en casos concretos, personal que es seleccionado a través de oposiciones o bolsa de empleo.

  

Estas personas son contratadas, "de la forma más barata y precaria posible", como "peón de montes", como "conductor oficial de primera" o bien como "peón especialista" (manguerista), a pesar de que existe cualificación profesional de bombero forestal desde el año 2010 (Real Decreto 1591/2010, de 26 de noviembre).

  

IU también incidió en que hay empresas privadas que gestionan la gran mayoría de los dispositivos, como son las brigadas helitransportadas y los retenes de tierra. Estas consiguen la concesión a través de concursos, por lo que sus trabajadores, contratados por obra y servicio, no tienen la completa seguridad de volver el año siguiente y casi nunca sobrepasan los tres meses al año de contrato (contrato por obra y servicio). "Las empresas organizan las pruebas de acceso a su criterio, pudiendo hacer la contratación a dedo", añadió.

  

Así, IU señaló que, en estos casos, si no se subroga al personal, "será sustituido por otro más barato o más afín a la empresa, pudiéndose llegar al caso de sustituir a profesionales experimentados por novatos sin experiencia y, por lo tanto, menos cualificados para desempeñar tan responsable tarea".

  

En opinión de la formación, ese carácter mixto en la prestación del servicio, por un lado de empleados públicos, funcionarios y laborales fijos-discontinuos y por otro lado el personal a cargo de una empresa privada, "no parece aconsejable para una buena coordinación del servicio".

  

IU considera que la posibilidad de hacer contratos por todo el año "es de elemental sentido común, por cuanto está demostrado que la prevención es el mejor seguro", por ello realiza estas reclamaciones a la Junta.