IU de Valladolid planteará al pleno promover la mejora de las bibliotecas municipales y evitar su privatización

IU de Valladolid presentará una moción al pleno del Ayuntamiento para promover la mejora de las bibliotecas municipales y evitar su progresiva privatización, con la intención convertir al servicio en impulsor de la vida cultural de los barrios.

Esta moción, según explica la formación que lidera Manuel Saravia a través de un comunicado recogido por Europa Press, pretende además frenar el proceso de privatización que están sufriendo un buen número de programas englobados en el Plan Municipal de Lectura y en la propia gestión de las bibliotecas y los puntos de préstamo.

  

La propuesta parte del estudio que IU ha realizado del funcionamiento del Servicio de Bibliotecas en Valladolid así como de diferentes redes municipales como las de Salamanca, San Sebastián, Barcelona y Cergy-Pontoise (Francia).

  

En este trabajo, en el que el grupo municipal ha mantenido reuniones, contactos o entrevistas, incluso con la propia concejala Domi Fernández, ha podido observar que, a pesar de contar con un buen número de aspectos positivos, existe un importante margen de mejora en el servicio que actualmente se presta en Valladolid.

  

En opinión de IU, las bibliotecas son probablemente la referencia cultural más estable y reconocida por parte de la ciudadanía. Un buen número de usuarios demandan sus servicios y utilizan sus instalaciones, buscando un espacio de encuentro y de relación a través del mundo del libro.

  

Esta necesidad ciudadana debería provocar que las ocho bibliotecas municipales y los nueve puntos de préstamos adquiriesen un mayor protagonismo en todo tipo de actividades sociales y culturales de los barrios de Valladolid y del conjunto de la ciudad.

 

AMPLIO PROGRAMA DE ACTIVIDADES

  

Por ello Izquierda Unida propondrá una serie de acuerdos en el Pleno que lleven a la puesta en marcha de medidas como organizar desde el servicio de bibliotecas un amplio programa de actividades literarias, musicales y cinematográficas, "puertas adentro" y "puertas afuera", en diferentes barrios de la ciudad, tales como cine al aire libre, conciertos, recitales de poesía y lecturas colectivas.

  

Este programa, a su juicio, debería contar con la participación de asociaciones y grupos culturales y vecinales.

  

Igualmente, IU plantea romover un programa de acercamiento al público adolescente mediante colaboraciones con los centros de educación secundaria, asociaciones o CEAS; recuperar la formación en nuevas tecnologías para grupos de personas mayores; impulsar clubes de lectura en cada uno de los barrios de la ciudad; mejorar la coordinación con las bibliotecas dependientes de la Junta de Castilla y León, y promover la utilización de un carné único.

  

También aboga por diversificar las compras de suministros en diferentes librerías de la ciudad, pues "no parece razonable que la totalidad del presupuesto para compras de libros (92.000 euros) se gaste en un único establecimiento".

  

IU se muestra especialmente preocupada por la progresiva privatización del servicio, ya que, según dice haber podido comprobar, la totalidad de los puntos de préstamos (anteriormente gestionados desde asociaciones) se gestiona desde una empresa privada. "Del mismo modo y de forma sorprendente, la gestión de la biblioteca 'Parque Alameda', la práctica totalidad de los servicios de la biblioteca 'Francisco Javier Martín Abril' y la 'biblioteca virtual' están en manos esa misma empresa".

  

En opinión de IU, es fundamental recuperar el carácter público en la gestión de las bibliotecas y los programas que de ellas se deriven, así como promover una mayor participación social en la gestión de los puntos de préstamo.