Íscar y Pedrajas, saturados por la "excesiva" atención por su confinamiento

Una terraza de un bar de Pedrajas de San Estaban en el primer día de confinamiento.

Los vecinos de los dos municipios vallisoletanos están cansados de ser el centro de atención y resaltan que se está actuando de manera responsable, con "respeto" y "buen comportamiento" para ganar al virus.

El confinamiento por el brote de coronavirus está dejando días difíciles en los municipios vallisoletanos de Pedrajas de San Esteban e Íscar, donde los vecinos se encuentran saturados por la atención "excesiva" que están recibiendo, los negocios intentan superar un nuevo bache en el camino y la preocupación, tanto por el virus como por las medidas, resienten la vida diaria. No obstante, pese a la complicada situación, los residentes, las corporaciones locales y las autoridades aseguran que, por el momento, se cumplen las normas y se nota que la ciudadanía está "concienciada".

 

Así lo subrayan algunos vecinos de estos municipios, donde, sin embargo, también se puede notar cierto disgusto por cómo están siendo tratados. "Parece que somos el único único foco del problema", asegura una vecina, quien critica que la atención mediática sobre el brote: "Se está cubriendo su caso de manera excesiva", señala también, para precisar, que cree que en otros lugares el riesgo es “el mismo”.

 

Por su parte, el presidente de la Asociación de Hosteleros de Íscar y propietario del bar Rotty, Jonathan Martín, ve algo injusta la normativa impuesta cuando “hay zonas en España mucho más afectadas que Íscar y Pedrajas”.  Como varios vecinos, considera que se le está dando “mucho bombo”. Sin embargo, es consciente como todos de que el brote ha sido excesivo y en cuestión de poco tiempo, por lo que pone por delante la seguridad: “La ley es la ley y hay que acatarla para que esto no se expanda”.

 

Desde la Asociación de Comerciantes de Íscar, una de sus representantes habla también de esta “estigmatización que se está llevando a cabo con estos dos municipios vallisoletanos”. Lamenta que el pueblo sea centro de atención mediático en esta ocasión y por este motivo en concreto, y no por otros más positivos que suelen "definir" a su población. Y es que esta continua presencia de los medios de comunicación ha incomodado a algunos iscarienses.

 

Señala también la “gran inversión que han hecho todos los comercios en equipos para garantizar la seguridad de los clientes” y el problema que supone volver a cerrar sus puertas. A pesar de todo, quieren que quede claro que acatan "sin ninguna protesta" lo que digan las autoridades sanitarias "porque, por encima de todo" lo que valoran "es la salud y el salir de esto”.

 

REMONTAR, OTRA VEZ

 

“Estar aislados es un poco raro, ahora que estábamos sacando un poquito la cabecita  y respirando... otra vez dentro", comenta una trabajadora del bar Las Farolas, de Pedrajas de San Esteban. Por la mañana ellos mismos habían limpiado el bar, y al rato han acudido los bomberos para también desinfectarlo. Ya se tomaban las medidas pertinentes y con estos rebrotes se han intensificado, pero sobre todo, “la gente está muy concienciada y respetan” las normas sanitarias, relata.

 

Por su parte, el responsable de la asociación hostelera de Íscar cuenta que en el municipio muchos bares ya habían decidido cerrar durante estos días, mientras otros como el suyo han abierto: “Nosotros hemos abierto, hoy cerramos pero por descanso del personal, no por el confinamiento”. Comenta que en su caso no ha sido muy notable la diferencia con respecto a otros días.

 

Algo que por desgracia otros negocios no pueden decir. La representante de la Asociación de Comercios del municipio iscariense señala que su negocio ha notado mucho este nuevo estancamiento: “Nos está afectando, tuvimos que remontar la primera vez que nos confinaron y ahora otra vez, mucha gente de los pueblos de alrededor no puede venir a comprar a Íscar y nosotros nos nutrimos mucho de esto, por lo que es un problema”. Ante todo, asegura que por delante está la salud y confía en que todo vaya bien y este aislamiento no dure más de los 14 días previstos.

 

En Pedrajas también han notado este nuevo bache en el camino, desde el bar Las Farolas ven con un poco de tristeza cómo el pueblo vuelve a silenciarse de alguna manera: “Hemos abierto un poco por dar esa sensación de normalidad”. La afluencia de gente ha disminuido de manera notable y “se nota que la gente tiene miedo, está preocupada”.

 

 

POCO QUE CELEBRAR

 

Estos días Íscar ha tenido que sustituir el habitual ambiente de fiestas que inunda las calles todos los años durante estas fechas por un extraño silencio acompañado del vaivén de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de los medios de comunicación. Unas fiestas que fueron canceladas ya en su momento debido a la pandemia, “fue uno de los primeros comunicados que hizo el Ayuntamiento”.

 

Los vecinos y locales, conscientes de ello desde el Estado de Alarma,  “han intentado homenajear decorando escaparates y balcones con los pañuelos de fiestas”, cuentan desde la Asociación de Comerciantes de Íscar.

 

“La verdad es que es un poco triste ver el pueblo vacío en comparación a otros años, pero bueno fiestas hay muchos años y el año que viene se harán mejor y más grandes si es que se puede”, concluye el dueño del bar Rotty, que con gran positivismo, espera que muchos bares vuelvan a abrir antes de que pasen los 14 días de este nuevo confinamiento y se estabilice algo la situación.

 

Este lunes en Pedrajas también estarían de celebración, pues es el día de su patrón, San Esteban. Sin embargo, los vecinos ya eran conscientes desde el primer confinamiento, como el resto de la población, de que las celebraciones iban a distar mucho de la normalidad, no era algo nuevo. Así, esta vez los pedrajeros no han podido vestirse de gala para acudir a los actos tradicionales de uno de sus días más especiales.

 

Estos dos pueblos son uno de los distintos focos de la pandemia que se están dando en España en estos momentos, pero son foco también, como han contado sus vecinos, de "ejemplo del respeto y el buen comportamiento que se necesita para ganar al virus", aunque tenga que ser poco a poco.

Noticias relacionadas