Íscar recoge el testigo de Carnero, su “segundo padre”: “Espero no defraudarte”

El nuevo presidente de la Diputación de Valladolid dedicó palabras de agradecimiento a diferentes grupos y tendió la mano a las formaciones políticas.

A Conrado Íscar le ha llegado una gran responsabilidad “de manera inesperada”. Presidir la Diputación de Valladolid es un gran reto, tras ocho años de Jesús Julio Carnero al frente de esta, y por ello espera no defraudar a su antecesor.

 

El recientemente investido presidente de la institución comenzó su discurso con “palabras de reconocimiento a Carnero. “Es un amigo y una persona con mayúsculas que da sentido y valor a la política. Un segundo padre para mí. Espero no defraudarte”, dijo.

 

Y es que no cesó de alabar el trabajo que su antecesor desarrolló en los últimos ocho años, en los que “se ha enfrentado con responsabilidad a la crisis económica. De ellos destacó la apuesta “por el desarrollo económico, la creación de empleo, el sector turístico y agroalimentario”.

 

Íscar aseguró que busca “máximo consenso y colaboración durante su mandato, algo que “inició Ramiro Ruiz Medrano y consolidó Jesús Julio Carnero”. Por ello, tendió la mano a “todos los grupos políticos” y les invitó a la Junta de Gobierno con el objetivo de “trabajar en favor del congreso del mundo rural.

 

Y es que esa es su idea: “Trabajar por y para la provincia”. Quiere convertir a Valladolid “en lugar de oportunidad desde la humildad para “avanzar hacia una provincia más sostenible e inclusiva”.

 

BUENAS PALABRAS

 

El nuevo presidente empezó ejerciendo de tal dando su “más sincera enhorabuena a todos los diputados y diputadas y la bienvenida a concejales y concejalas” que se estrenan en la institución. De igual manera, agradeció “de antemano el trabajo y profesionalidad de los trabajadores de la Diputación”.

 

Por último, no quiso olvidarse de Matapozuelos, municipio que del que es alcalde, y por ello dio las “gracias a los vecinos y a su “familia”.

Noticias relacionadas