Cyl dots mini

Íscar defiende el trabajo de la Diputación para ayudar a los municipios de la provincia en la conservación de su patrimonio artístico

El presidente ha destacado que “la conservación del patrimonio es no solo un acto de preservación cultural".

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha defendido el trabajo de la institución para ayudar a los municipios de la provincia en la conservación de su patrimonio artístico, "lo que nos enlaza con nuestra historia, con nuestro pasado hecho presente, pero sobre todo nos enlaza con los sentimientos más íntimos de los vecinos, que sienten como suya su iglesia".

 

Así lo ha señalado el presidente de la institución provincial, Conrado Íscar durante la inauguración de la restauración del retablo de Santa María La Sagrada de Todehumos, en la que también ha estado presente el alcalde del municipio, Agapito Bravo.

 

Asimismo, ha destacado que la conservación del patrimonio es "no solo un acto de preservación cultural", sino algo "mucho más importante", un símbolo de "orgullo y de pertenencia", "de defensa de lo propio". "Si no hay mejor forma de destruir una sociedad que atacar aquello que constituye su patrimonio cultural, defenderlo y conservarlo es la mejor manera de fortalecernos y mejorar nuestra autoestima como sociedad", ha añadido.

 

La pieza restaurado se trata de un retablo renacentista plateresco, datado en el 1540. La mayor parte de las escenas que alberga son pinturas sobre tabla aunque también destaca la presencia de escultura policromada en las partes más destacas del conjunto: del banco y la calle central, señala la Diputación a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

El retablo se encontraba en muy mal estado de conservación debido tanto al paso del tiempo como a intervenciones inadecuadas a lo largo de la historia, además de deformaciones estructurales, pérdidas de soporte de elementos decorativos, así como intervenciones inadecuadas, lo que ha originado desgastes en el dorado y en la policromía originales.

 

Con la actuación realizada ahora se ha llevado a cabo una limpieza generalizada del retablo, eliminando los repintes y consolidado y protegiendo las policromías y dorados de la arquitectura y las tallas. Asimismo, se ha llevado a cabo un tratamiento de carpintería para realizar el encaje y reposición de piezas estructurales y de la arquitectura del retablo. Por último, se han desarrollado actuaciones de tratamiento curativo y preventivo antixilófagos, además de consolidar algunas zonas puntuales donde la madera había perdido su consistencia física.

 

RESTAURACIÓN DE RETABLOS

 

La Diputación de Valladolid recuperó en 2015 el Programa de Restauración de Retablos, que en este año 2019 ha permitido la recuperación de cinco retablos con una inversión total de 289.145,19 euros.

 

Así se ha actuado sobre el Retablo Mayor de la iglesia de San Martín, de Mota del Marqués (95.560,29 euros); el Retablo Mayor de la iglesia de Santa María la Mayor, de Corcos del Valle (41.751,05 euros); el Retablo Mayor de la iglesia de San Nicolás de Bari, de Villagómez la Nueva (8.653,92 euros); el retablo restaurado en la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán de Campaspero y el Retablo Mayor de la iglesia de Santa María la Sagrada, de Tordehumos (77.819,94 euros), cuya restauración se ha inaugurado este sábado.

 

Previamente a la contratación de los trabajos, la Diputación de Valladolid suscribió un convenio de colaboración con la Junta y con el Arzobispado de Valladolid por el que la Junta presta el asesoramiento, la asistencia y la dirección técnica en todas las fases de los trabajos de restauración y el Arzobispado, como propietario de los bienes a restaurar, autoriza la disponibilidad de los bienes y asume la conservación y mantenimiento posteriores.