Cyl dots mini

Isabel Coixet levanta el telón de Seminci con ‘Nieva en Benidorm’, un canto romántico a la vida y sus misterios

La cineasta catalana regresa a Valladolid, donde siente “una conexión especial” con sus películas y donde ya inauguró el festival en 2017 con ‘La librería’

César Combarros / ICAL

En un clima extraño, rodeado de un silencio incómodo donde otros años se palpaba el alborozo del reencuentro de viejos colegas o amigos, arrancó este mediodía en el Teatro Carrión la 65 Semana Internacional de Cine de Valladolid, con el pase de prensa de ‘Nieva en Benidorm’, la nueva película de Isabel Coixet. Reconocida el pasado mes de septiembre con el Premio Nacional de Cinematografía 2020, la directora sumará esta noche a su envidiable palmarés la Espiga de Honor del festival, un certamen donde, según reconoció hoy en su encuentro con los medios, sabe que “hay una conexión especial” con sus películas.

 

“Valladolid siempre me ha ayudado, siempre me ha apoyado, desde los tiempos de Fernando Lara, y es uno de los sitios de España donde me siento más a gusto”, reconoció agradecida.

 

Fue Coixet quien se ocupó por ejemplo de filmar el spot de las bodas de Oro de Seminci, en 2005; diez años después clausuró el certamen con ‘Nadie quiere la noche’, acompañada por Juliette Binoche; en 2016 ofreció una master class inolvidable en el Aula Mergelina y en 2017 eligió Valladolid para el estreno mundial de ‘La librería’, que meses después se alzaría con los tres principales Premios Goya, incluido el de mejor película. “Siempre me lo he pasado muy bien aquí, que es importante, y Valladolid me ha dado suerte. Otros festivales no y los procuro evitar”, señaló.

 

‘Nieva en Benidorm’ es, según sus propias palabras, un “parque temático” de sus “obsesiones”, que “se suma al parque que es Benidorm en sí mismo, con acróbatas vaginales, hombres perdidos, viajes del Imserso, imitadores de Elvis… y en medio de este zoo humano y por encima de todo aparece una historia de amor, con ecos de ‘La librería’, porque al final la cabra tira al monte y un director es muy difícil que escape de sí mismo”, relató. 

 

Los protagonistas de este cuento de soledades encontradas son Peter (Timothy Spall) y Alex (Sarita Choudhury). Él es un monótono empleado de banca en Mánchester al que prejubilan inesperadamente, dejándole de pronto sin la única rutina que daba sentido a su gris vida. Decide entonces reencontrarse con su hermano Daniel, instalado hace décadas en Benidorm, pero cuando llega a su encuentro no hay ni rastro de él, y quien se cruza en su camino es Alex, la socia de Daniel en uno de tantos clubes de burles que pueblan la ciudad. 

 

El origen de la película, según contó la directora, fue un viaje a Benidorm que hizo hace unos años para filmar un documental que nunca vio la luz. “Una mañana entre con el pequeño equipo de mi productora a un bar donde comenzó un show de una acróbata vaginal que por lo visto era legendaria en Benidorm. Actuaba primero ella y luego su hija con otro número, y me impresionó ver después a las dos salir del local, con una maletita hacia otro club a actuar. Aquella imagen me hizo explotar la cabeza. Por otra parte, Sylvia Plath siempre ha sido un referente para mí, desde que con quince años leí ‘La campana de cristal’. Luego leí sus diarios y descubrí que cuando se casó pasó junto a su marido dos meses por España, y donde más tiempo estuvo fue en Benidorm. Comencé a darle vueltas a la imagen de aquel personaje tan ajeno a Benidorm, y a la atmósfera de la ciudad, que propicia todas las paradojas del mundo”, explicó.

 

ISLAS INACCESIBLES

 

Cada personaje del film deambula por la película como una isla en sí mismo, solitaria, ajena e inaccesible para el resto. Así pasa con los dos protagonistas pero también con la policía que encarna Carmen Machi, el carnicero al que da vida Pedro Casablanc, o la callada y siempre presente limpiadora a la que brinda su rostro Ana Torrent. “No hay que fiarse del tiempo ni de las personas”, dice la voz en off de Timothy Spall en el arranque del film, y esa consigna parece marcar la vida de cuantos dan forma a este romántico canto a la vida, sus misterios y contradicciones.

 

“Tengo ya una galería de solitarios importante en mis películas, explicó Coixet en su encuentro con la prensa, donde recalcó que siempre que escribe un nuevo guion tiene ante sí la frase de ‘Taxi Driver’: “La soledad ha sido mi compañera”. Sin embargo para mí la soledad no es algo malo, me parece importante saber estar solo. Como decía Buñuel, me gusta la soledad a cambio de que un amigo venga a hablarme de ella”, recalcó.

 

“El nacimiento a la vida de Peter, este hombre corriente, solitario, buena persona, creo que es mi tema en realidad, y lo he tocado en otras ocasiones, aunque quizá en esta película de una manera más frontal. La esperanza en la película está en lo que su personaje, aficionado a la meteorología, dice sobre el clima: lo puedes controlar o prever, pero siempre hay una posibilidad de que las reglas no se cumplan. Es una de las máximas de mi vida. Yo sé que todo es muy difícil, que vivimos un tiempo de horror, pero siempre vivo esperando un fulgor que ilumine las cosas”, señaló la cineasta.

 

Coixet aprovechó el estreno para lanzar un mensaje a los políticos españoles, recalcando que “la salud mental en este momento es tan importante para nuestro sistema inmunitario como la salud más sanitaria”.Yo personalmente no puedo más de manta sofá y televisor, necesito salir, saber que la vida existe, que puedo entrar todavía en un cine donde una pantalla me cuente una historia sin interrupciones de ningún tipo. Si no estrenamos películas la gente acabará por no ir al cine”, apuntó antes de agradecer la “militancia cultural” que la distribuidora de la película (Bteam), la productora (El Deseo) y ella misma están teniendo. “Que la gente se levante del sofá y que vaya al cine ya, que ya les vale”, subrayó sonriendo antes de que Agustín Almodóvar recordara que dentro de dos semanas el film tendrá su estreno comercial. 

 

El productor señaló que ‘Nieva en Benidorm’ conforma “una especie de trilogía ambientada al lado del mar” con las otras dos películas que El Deseo le ha producido a la catalana: ‘Mi vida sin mí’ (2003) y ‘La vida secreta de las palabras’ (2005). “Cuando leímos el guion de ‘Nieva en Benidorm’ nos encantó. Tenía algo muy especial, como tienen las películas de Isabel que más nos gusta, las que hemos hecho nosotros: un romanticismo muy sui generis, muy especial, una melancolía que envuelve la historia y que la hace muy atractiva”.

 

Para presentar esta historia de un amor otoñal entre un hombre que no ha vivido nada y una mujer que ya lo ha vivido todo, acompañaron a la directora y al productor en Valladolid la actriz Sarita Choudhury, que repite con Coixet tras ‘Aprendiendo a conducir’ (2014), Pedro Casablanc y el actor colombiano Édgar Vittorino, que ya participó en un capítulo de la serie de la catalana para HBO ‘Foddie Love’ (2019).

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: