IOBA y SACYL ponen en marcha un programa para la detección precoz de la retinopatía diabética

Presentación en la UVA del programa para la detección precoz de la retinopatía diabética y de las actividades del Año de la Retina.

La iniciativa se enmarca en las acciones promovidas con motivo del Año de la Retina en España, cuyo fin último es concienciar sobre la grave incidencia de las enfermedades de la retina. 


 

El Instituto de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid y la Consejería de Sanidad han puesto en marcha un programa para la detección precoz de la retinopatía diabética (RD), una enfermedad que afecta a entre a entre el 50 y el 65% de los diabéticos del tipo I y a entre el 20 y el 25% de los de tipo II, y que constituye la primera causa de ceguera entre la población activa a nivel mundial. La iniciativa se enmarca en la celebración este 2017 del Año de la Retina en España, una conmemoración de carácter divulgativo cuyo fin último es concienciar sobre la grave incidencia de las enfermedades de la retina en la población.

 

El programa ha sido presentado este martes por el rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José; el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado; el director del IOBA, Miguel Maldonado, y la investigadora principal del Grupo de Investigación en Retina de este Instituto y responsable de la Unidad de Teleoftalmología y Retinopatía Diabética, Maribel López.

 

De este modo, a partir del 10 de marzo, todos los viernes por la tarde en este Año de la Retina en España 2017, el IOBA recibirá a pacientes, previa prescripción de su médico de Atención Primaria, para realizar una exploración de su fondo de ojo, con el fin de detectar precozmente posibles problemas oftalmológicos asociados a la diabetes.

 

Esto es especialmente relevante en el caso de la retinopatía diabética, “una enfermedad crónica que no produce síntomas y que, si no se revisa adecuadamente, a veces cuando se produce el diagnóstico ya se encuentra en un estado muy avanzado”, apunta López en declaraciones recogidas por DiCYT.

 

En la misma línea, el IOBA, SACYL y el Grupo de Ingeniería Biomédica (GIB) de la Universidad de Valladolid trabajan desde hace varios años en un proyecto para el desarrollo de un software capaz de detectar automáticamente lesiones que pueden aparecer en las fases iniciales de la retinopatía diabética. “Se trata de discriminar automáticamente si un paciente tiene riesgo de derivar en ceguera, a través de la imagen de fondo de ojo, y si hay que derivarlo así a un especialista”.


Este tipo de herramientas automáticas de apoyo en la práctica clínica son especialmente relevantes en el caso de la retinopatía diabética, ya que la diabetes “tiene una prevalencia tal que es inabarcable revisar el fondo de ojo de todos los pacientes”.


Por otro lado, el director del IOBA ha recalcado la implicación del IOBA en el Año de la Retina en España, con el objetivo de “promover la conciencia social en torno a la importancia de la retina, una parte muy delicada del ojo que si no se cuida puede derivar en enfermedades que causan pérdida de la visión”. Estas enfermedades, aunque son irreparables, pueden prevenirse si se toman las medidas oportunas. “La nutrición, la vida sana y el deporte afectan no solo a la salud cardiovascular, también a las enfermedades de la retina que conducen a la ceguera”, ha subrayado.


Además de la retinopatía diabética, la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), primera causa de ceguera en la población –afectando a cerca de 500.000 españoles, un 2% de los mayores de 65 años y un 5% de los mayores de 75- o la miopía patológica –que padecen alrededor del 9’7% de todos los miopes, en torno a 60.000-75.000 personas en España- se han situado en el punto de mira del Año de la Retina en España. El IOBA ha programado a lo largo del año otras actividades para concienciar a la población: conferencias abiertas al público en general, la presentación de sus proyectos de investigación en el Museo de la Ciencia de Valladolid y una campaña de mensajes en las redes sociales.


Por su parte, el consejero de Sanidad ha manifestado la preocupación de la Administración regional por la incidencia de las enfermedades de la retina en la población de Castilla y León, concretamente, “porque una parte de la población no controla con la frecuencia deseable los efectos de la diabetes”. Aunque en los últimos años se han adoptado medidas, lo que ha conseguido mejorar ligeramente la situación de los cerca de 167.000castellanos y leoneses diabéticos, la colaboración con el IOBA a través del programa presentado y del proyecto para el análisis automático de imágenes de fondo de ojo es, a su juicio, fundamental.


Finalmente, el rector ha ensalzado la labor que realiza el IOBA dentro y fuera de la Institución desde una triple vertiente, investigadora, asistencial y docente, como ponen de manifiesto sus datos: cerca de 55.000 historias clínicas, 18.000 consultas al año, más de 700 artículos en revistas científicas, medio centenar de ensayos clínicos y 14 patentes y otros registros de protección intelectual. “El IOBA aplica la investigación traslacional de forma práctica desde su puesta en marcha”, ha insistido.