Investigan la sustracción de un grupo de galgos que aparecieron en una protectora de animales
Cyl dots mini

Investigan la sustracción de un grupo de galgos que aparecieron en una protectora de animales

Los servicios veterinarios de la Junta habían realizado una inspección a las instalaciones en las que se encontraban estos animales. 

Fuentes consultadas por este periódico han explicado que investigan la sustracción de un grupo de galgos, supuestamente en malas condiciones de salubridad, y que aparecieron más tarde en un una protectora de animales. 

 

Según ha podido conocer Tribuna Valladolid los hechos sucedieron de la siguiente forma: “El día 15 de abril se recibe una llamada de una protectora de animales en la Central Operativa de Servicios (COS), alertando de que en el término de Fuensaldaña se encuentra un grupo de perros abandonados en un local que no reúne condiciones mínimas. Sobre el lugar de los hechos, una patrulla del puesto de Cabezón de Pisuerga y ante la propuesta de una miembro de la protectora que ofrece hacerse cargo de los animales accede en un primer momento, aunque posteriormente y ante la presencia de los dueños y constatando el registro de los animales, vía microchips, en el SIACyL, decide no autorizar la retirada de los animales a sus legítimos dueños”, según confirman dichas fuentes. 

 

Posteriormente dos personas denuncian de nuevo la situación y el día 21 de abril agentes del SEPRONA, acompañando a dos veterinarios de los servicios oficiales de la Junta, giran una visita de inspección. El informe de los mismos dice: “Que aunque las instalaciones, no siendo las idóneas y considerando que la tenencia de dichos galgos no tengan un carácter comercial, pueden encuadrarse en los límites mínimos de aptitud y dentro de unas condiciones higiénico-sanitarias mínimas, pero, a nuestro entender, no administrativamente punibles”.

 

“En el mismo informe se aconseja a los dueños que traten a los galgos pues se advierten en varios de ellos síntomas de infección parasitaria, así como extrema delgadez en alguno de ellos”, explican en el comunicado. El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, SEPRONA, es requerido posteriormente por estas dos personas, a las que se les recuerda el informe elaborado con anterioridad por los servicios oficiales veterinarios, que son los competentes en esta materia.

 

SEPRONA, que no ha presentado denuncia contra nadie en este caso, vuelve a tener conocimiento del mismo al ser presentada una denuncia en el puesto de Laguna de Duero por la sustracción de los perros. Por una investigación posterior se tiene conocimiento de que los animales se encuentran en las instalaciones de una protectora de la provincia de Valladolid. El juzgado de Instrucción Nº 4 instruye las diligencias derivadas de la denuncia.