Investigan a un ganadero de Valladolid que suplantaba la autorización sanitaria para comercializar quesos

Imagen de archivo. SEPRONA

Se dedicaba a la elaboración de quesos y su posterior venta a diferentes establecimientos comerciales y a particulares sin cumplir con los requisitos legales para ello.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid ha investigado a un ganadero por suplantar presuntamente la autorización sanitaria de otras empresas para la comercialización de quesos, según ha informado el Instituto Armado a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

Durante el pasado mes de mayo se tuvo conocimiento de que el propietario de una explotación ganadera se dedicaba a la elaboración de quesos y su posterior venta a diferentes establecimientos comerciales y a particulares sin cumplir con los requisitos legales para ello.

 

El Seprona pudo averiguar el lugar de la elaboración de los quesos, la identidad del propietario de la explotación ganadera, así como que los vendía en varios formatos (al vacío, frescos, con pimentón, semicurado y tarros de crema de queso).

 

Una vez conocidas las autorizaciones sanitarias de funcionamiento utilizadas fraudulentamente, se localizaron las dos empresas suplantadas, las cuales reconocieron como suyos los sellos de autorización sanitaria que fueron utilizados sin su consentimiento, así como que el titular de la explotación ganadera no realizaba ninguna actividad comercial para ellas.

 

Por ello, se procedió a la investigación del titular de la explotación como posible autor de un delito contra la propiedad industrial, por el uso fraudulento del sello de autorización sanitaria de funcionamiento de varias mercantiles sin conocimiento de los titulares.

 

A la vista de las actuaciones realizadas, se procedió al levantamiento de acta de inmovilización en los puntos de venta, de las partidas de quesos elaborado fraudulentamente, y su puesta a disposición del Servicio Territorial de Sanidad y de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León para su retirada y análisis por si su venta careciendo de la autorización sanitaria de funcionamiento, pudiera ser un riesgo para la salud de los consumidores.

 

El Equipo investigador ha colaborado con inspectores de la Sección de Industrias Agrarias del Servicio Calidad de la Delegación Territorial de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León. De los hechos se instruyeron diligencias con una persona investigada, que fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de Guardia de Valladolid y en Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de la Audiencia Provincial de Valladolid.