"Intranquilidad" en la Cofradía del Nazareno por las obras de la Plaza Mayor: el 8 de febrero tomarán la decisión del besapié

Por el momento no tienen 'Plan B' para Semana Santa y barajan diferentes "alternativas" para el acto solemne del besapié.

“Intranquilidad”. Esa es la palabra que mejor puede resumir la sensación experimentada en el seno de la Cofradía de Penitencial de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que desde hace varios meses sufre en primera persona las obras de la Plaza Mayor, que servirán para reubicar los accesos al aparcamiento subterráneo. El secretario de la cofradía, Alberto Muñoz, es optimista de cara a la Semana Santa.

 

“Por los plazos que nos dieron, en Semana Santa las obras deberían estar concluidas y no afectar a ninguna procesión. Eso es lo que deseamos todos, de lo contrario sería una situación complicada y tendríamos que poner en marcha un Plan B, que ahora no contemplamos”, dice Muñoz, que asegura que su cofradía es la “más perjudicada” por las obras.

 

Lo que prácticamente se descarta es el tradicional besapié al Nazareno, previsto para el viernes 1 de marzo, uno de los actos más devocionales en los previos de la Pasión vallisoletana.  No obstante, la decisión se tomará el próximo viernes 8 de febrero. “Estamos esperando, por si las cosas mejoran la próxima semana y se puede habilitar un paso”.

 

Hay “varias opciones”, confirma Alberto Muñoz. Y no solo la que la rumorología sitúa el solemne acto en la parroquia de Santiago, con traslado extraordinario, incluido. “No hay nada decidido”.  El secretario de la cofradía está “deseando” que las obras finalicen y confirma que el número de feligreses ha descendido. “No es lo mismo tener las puertas del templo abiertas en la calle principal, que la gente tenga que entrar por la sacristía, en la calle El Peso”. “Confiaremos en los plazos”, concluye, antes de reconocer la “intranquilidad y la incertidumbre de los cofrades”.