Intoxicadas dos niñas, una grave, por gases procedentes de un calentador de agua atascado por nidos de pájaros

Tubo del calentador

En una vivienda del barrio de San Jerónimo, de Sevilla, donde la acumulación de gases tóxicos procedentes de un calentador de agua contaba con un tubo de evacuación repleto de nidos de pájaros que había provocado la intoxicación.

Estos hechos han ocurrido en torno a mediodía cuando el propietario de la vivienda, ubicada en la calle Esturión, se percató de que sus hijas, de 7 y 17 años, se quejaban de un fuerte dolor de cabeza y, posteriormente, cayeron desmayadas. El padre, de 49 años, avisó a su tercera hija y a los servicios de Emergencias, que han acudido inmediatamente, según ha informado en un comunicado el Ayuntamiento.

A su llegada, Bomberos ha encontrado al padre y a una de sus hijas en el rellano y a otra inconsciente dentro de la vivienda. Los efectivos de este servicio han procedido a la ventilación de la vivienda y los sanitarios de Bomberos junto con Epes061 han asistido a las niñas, una de ellas inconscientes y otra aturdida.

Tras recuperar la consciencia, han sido trasladadas junto a su padre hasta un hospital para su asistencia. La mayor de las niñas ha ingresado en estado grave "al haber alcanzado un nivel de concentración de gases casi letal".

El servicio de Bomberos ha podido comprobar que la causa de la acumulación de gases (monóxido de carbono) en el interior de la vivienda se debía a la obstrucción de los conductos de extracción de los gases del calentador, que funcionaba con gas.

En el interior del tubo habían anidado pájaros que habrían bloqueado la salida de gases a exterior. Los efectivos de Bomberos han ventilado las zonas afectadas y han retirado los nidos del interior del tubo, donde han encontrado varias aves sin vida.

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha felicitado a los efectivos de Bomberos por esta rápida actuación, "que ha evitado una auténtica tragedia", y ha destacado, además, la entereza del padre, quien ha podido dar la voz de alarma. "Por tanto, recomendamos acometer con carácter periódico las tareas de mantenimiento de las conducciones como medida de prevención frente a este tipo de situaciones", ha concluido Cabrera.