Íñigo Pirfano, director de orquesta y de 'A Kiss for the World': "La música tiene la fuerza de transformar a las personas"

Fotografía durante la ponencia. GERMÁN PRIETO

400 refugiados o 700 jóvenes sin recursos, entre otros, han podido disfrutar de la música clásica fuera de las salas de conciertos gracias al proyecto 

Iñigo Pirfano es director de orquesta, filósofo y escritor. Además es la pieza principal del proyecto ‘Un beso para todo el mundo’, que busca acercar la música clásica a los lugares donde no llega, más allá de las salas de conciertos.

 

En concreto, el proyecto gira entorno a la novena sinfonía de Bethoveen, que sale de las grandes orquestas con el objetivo de acercarse al público que por cualquier razón se encuentra más excluido en la sociedadpara mostrarles que no están solos”.

 

Así, ‘A Kiss for all the world’, su nombre original en inglés, ha viajado por diversos países y ha recorrido hospitales, cárceles, campos de refugiados y jóvenes sin recursos que han podido disfrutar de una composición catalogada como Patrimonio de la Humanidad y una orquesta dirigida por el propio Pirfano, que comenta que "como músico se maneja un material que tiene la fuerza de transformar a las personas".

 

“Con el proyecto se ha intentado que la 9ª de Bethoven sea un verdadero patrimonio de toda la humanidad”, resume Pirfano, que además habla del emprendimiento como canalizador de las ideas. “El emprendedor lo ve, los demás no”, apunta.

 

Para Pirfano “todo” es emprendimiento y “creer firmemente en un sueño”, añade. ‘A Kiss For All The World’ “está formado por gente con mucho talento, enamorados con la vida como infrecuentes Quijotes”, concluye. 

 

En el proyecto, todo se reparte entre seis personas. A él le toca la dirección de la orquesta, “otro la producción, otro las redes y la prensa”. Todo ello sin beneficio económico y desde hace tres años. En el camino, 400 refugiados o 700 jóvenes sin recursos, entre otros. Una sinfonía para acercar la música clásica a los más desfavorecidos del planeta.