Indemnizan a una paciente por el retraso en una prueba para descartar cáncer de mama

Entrada al Hospital Clínico Universitario de Valladolid. TRIBUNA

El procedimiento tramitado por 'El Defensor del Paciente' ha sido reconocido desde la Gerencia Regional de Salud de Valladolid, que asumirá esta indemnización de 4.000 euros por un retraso injustificado. 

SIGUE PENDIENTE DE LA PRUEBA

 

La paciente, a través de la Asociación Española contra el Cáncer, contactó con el letrado Santiago Díez Martínez, perteneciente a los Servicios Jurídicos de 'El Defensor del Paciente' en Valladolid, que  formuló reclamación.

 

"Espero que esto sirva para que no le vuelva a ocurrir a ninguna otra mujer. Cuando una mujer acude al ginecólogo porque se nota un bulto en el pecho, lo hace asustada, y siguiendo los consejos de las muchas campañas de prevención del cáncer de mama. Y espera una respuesta pronta por parte de los médicos que la atienden, que se activen todos los medios para el diagnóstico lo más rápido posible. La angustia por la incertidumbre hasta el diagnóstico sólo la puede entender alguien que ha pasado por un cáncer de mama".

 

La cita para realizar ecografía de mama, ante un posible cáncer, estaba prevista para casi dos años después de la consulta con Ginecología, y ello de forma provisional, pues no llegó a confirmarse la citación.

 

Esta confirmación nunca llegó, y en marzo de 2014, ya diagnosticada de cáncer de mama e intervenida, citaron a la paciente para el mes de diciembre de 2014 para realizar ecografía de mama, ésta también de carácter provisional.

 

Desde que fue solicitada esta petición de ecografía de mama, el día 28 de mayo de 2012, hasta la fecha que, aun provisionalmente, estaba prevista su realización, 20 de diciembre de 2014, media un periodo de 31 meses, tiempo excesivamente largo -según Resolución de la Gerencia de Salud- para realizar una prueba cuya finalidad no es otra que la de descartar un posible cáncer de mama.

 

En opinión del letrado Santiago Díez, "esto es en realidad un tiempo que excede de lo tolerable y soportable, no se puede tener un sistema con este nivel de ineficiencia en la prevención y detección de procesos cancerígenos".

 

En la misma línea, la presidenta de 'El Defensor del Paciente', Carmen Flores, se pregunta lo siguiente: "¿En qué quedan las campañas de prevención precoz del cáncer de mama? ¿Para qué nos gastamos tantos recursos en consejos televisivos y otros medios de comunicación, cuando a la hora de actuar el servicio público de salud resulta a todas luces inoperante y deficitario, puesto que no puso los medios diagnósticos disponibles y necesarios?"

La víctima, Z.C., de 30 años, acudió a su médico de cabecera en junio de 2011 tras notarse un bulto en la mama. Durante exploración, la médico constató un pequeño bulto de 0,5 centímetros, por lo que solicitó la realización de ECO. Dos meses más tarde, la médico informó de que la ECO había revelado un nódulo sin importancia, pero que debía vigilar.

 

Pasados unos meses, la afectada acudió nuevamente a la consulta de su médico al notar un crecimiento del bulto. En la palpación, la médico evidenció un bulto de 1,5 centímetros. Además, la paciente explicó a su médico que tenía molestias en la mama, dolores a la presión/palpación del pecho, así como que el bulto había comenzado a deformarse, según informa 'El Defensor del Paciente' a través de un comunicado recogido por Europa Press.

 

Ante ello, la médico remitió a la paciente a consulta con Ginecología. En el volante de derivación la facultativa hizo constar que se trataba de un crecimiento del nódulo y que la mama presentaba mal aspecto.

 

En la consulta con el Ginecólogo, en mayo de 2012, la paciente explicó sus antecedentes así como las molestias que sentía en el pecho. Tras una somera exploración, en la que el Ginecólogo pudo comprobar el aspecto de la mama, le mandó únicamente un tratamiento dermatológico, haciendo caso omiso a la presencia de un bulto que había crecido en los últimos meses, así como al aspecto del pecho. Sólo tras insistir la paciente, aceptó repetir la ECO de mama y, con el resultado de ésta, solicitar en su caso una punción/biopsia del bulto.

 

Por tanto, la afectada quedó pendiente de ser citada para realizar la ECO. Pasaban los meses, pero no llegaba la cita para la realización de la prueba. La paciente acudía periódicamente a su Centro de Salud, interesándose por la cita, pero allí le decían que debía esperar.

 

Llegado el mes de marzo de 2013, casi un año después de la consulta con el ginecólogo, la paciente todavía no había sido citada para realizar la ECO. Así pues, se personó en el Centro de Especialidades 'La Pilarica' de Valladolid para interesarse por su cita y allí le informaron de que estaba citada para el día 14 de agosto de 2013, pero se trataba de una cita "provisional", pendiente de ser confirmada, motivo por el que no la había recibido todavía.

 

En el mes de mayo, la paciente ya no soportaba la angustia, y se personó en el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario de Valladolid solicitando se le realizara la ECO para la que llevaba esperando casi un año. Allí le indicaron que "debía esperar pacientemente a ser citada".

 

Solicitó entonces una punción-biopsia del bulto, a la espera de ser citada para realizar la ECO, pero le informaron de que sin una ECO previa no podía realizarse la punción del bulto. Desesperada, se personó en la planta sótano del hospital, donde se encuentran los laboratorios, y solicitó que se le hiciera la punción/biopsia, explicando que llevaba casi un año esperando para ser citada para una simple ECO de mama.

 

MUESTRA SU PECHO A LAS TÉCNICOS

 

Sin embargo, fue advertida de que sin una orden médica no podían realizar la punción. La paciente se armó de valor y mostrando su pecho a las personas que se encontraban en el laboratorio, rogó que le ayudasen. Ante el aspecto ya deforme del pecho de la paciente, y tras escuchar su periplo para ser citada para realizar ECO, el personal del laboratorio decidió realizar la punción sin contar con autorización ni orden médica.

 

Al día siguiente de realizada la punción, la paciente fue citada urgentemente a la consulta de Ginecología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde le informaron del resultado de la biopsia: cáncer de mama.

 

Inmediatamente, se puso en marcha todo el protocolo de actuación. El día 18 de junio de 2013, la paciente fue intervenida, programándose posteriormente tratamiento de quimio y radioterapia.

 

Para sorpresa de la paciente, en diciembre de 2013 fue citada para realizar aquella ECO de mama que el ginecólogo había solicitado en el mes de mayo de 2012. Sin embargo, se trataba de una cita "provisional" y debía esperar confirmación. La cita nunca llegó a confirmarse, y en marzo de 2014, la paciente recibió una nueva cita para ECO, también "provisional", para realizar en diciembre de 2014.