Incertidumbre entre los padres ante el cercano inicio del curso escolar en Valladolid

Las medidas ante el Covid-19 que tomarán los colegios no están claras y desde la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Centros Públicos de Valladolid prevé que se "cometerán los mismos errores” en materia de educación si la situación se repite.

Este año la vuelta al cole será diferente a la de cursos anteriores, sin embargo estas diferencias aún son en su mayoría desconocidas. Los padres y madres no saben a ciencia cierta cómo será este nuevo inicio del curso, a escasos dos meses del regreso a las aulas las medidas de seguridad ante la pandemia y el funcionamiento de la nueva normalidad escolar brillan por su ausencia.

 

María Capellán, presidenta de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Centros Públicos de Valladolid, cuenta que la Junta de Castilla y León envió a los colegios unas directrices  “muy generales” a principios del mes de julio y mandó a los centros elaborar un protocolo que debían enviar antes del día 31 del mismo mes. Sin embargo, “han sido muy pocos los que a fecha de hoy lo han compartido con las familias”. María comenta que esos en concreto “son muy completos” pero duda si se podrán llevar a cabo las medidas en algunos centros.

 

La federación lamenta que la Junta no haya contado con las familias para la elaboración de los protocolos. Partiendo de que se iba a dar a los centros una ampliación de las directrices de julio, cosa que los padres y madres no han visto, “en ningún momento se incluía a las familias, una vez más nos han dejado fuera de juego. “Sabemos que algunos centros han incluido entre las medidas que habrá una persona de las familias representante, pero aún no se han puesto en contacto con nosotros”, el calendario resta días y el ciclo escolar no sale de la incertidumbre.

 

PREOCUPACIÓN POR LAS MEDIDAS ANTE EL COVID-19

 

Los protocolos de los centros indican que habrá distintos itinerarios para la entrada y salida de los distintos grupos, salidas a los recreos a distintas horas, etc. Sin embargo, hay muchas lagunas en general. Capellán señala que se desconoce lo “relacionado con actividades extraescolares y complementarias” y cree necesario que se aclaren estas dudas puesto que “no es lo mismo quizá una clase de Inglés en la que los niños están sentados que algún deporte como el fútbol, donde hay más contacto”.

 

Otros puntos importantes que FAPAVA señala soncómo serán las clases de Educación Física, cómo van a ir al baño o salir a los recreos” o cómo serán capaces los “centros en los que hay 25 alumnos por aula de mantener las distancias de seguridad”. “No sabemos qué va a pasar ya que no tienen aulas libres para los desdobles”. También preocupa el número de profesores por aula, que últimamente “en primaria ha sido muy elevado debido también a las clases bilingües, había alumnos que tenían hasta ocho profesores diferentes durante la semana, ven por tanto necesaria una “redistribución del profesorado”.

 

VISTAS AL FUTURO: MISMOS ERRORES EN LA DOCENCIA

 

Con el estado de alarma los alumnos dejaron de acudir a las aulas y tuvieron que continuar hasta final de curso a través de internet. La presidenta de FAPAVA explica que los estudiantes de Educación Secundaria “lo tuvieron más fácil porque tuvieron más contacto con el profesorado a través de videoconferencias”. Algo que no se dio entre el alumnado de Infantil y Primaria, comenta: “La educación ha dejado mucho que desear porque ha habido teledeberes pero no teleformación, las familias se han quejado de la falta de contacto humano, no ha habido clases online pero sí deberes online”.

 

Si la situación se repite y la docencia vuelve a dejar de ser presencial, ¿cambiará algo? “Nosotros vemos que se va a hacer lo mismo, se van a cometer los mismos errores porque la Junta de Castilla y León no se ha preocupado de ver lo que ha fallado o de si los niños tenían los medios adecuados”. La Federación pide que “se tenga en cuenta a los niños”.

 

En cuanto al material escolar “hemos estado cuatro meses haciendo los deberes a través de internet, nos hemos tenido que dar de alta en varias plataformas y los libros de texto muchas veces han estado guardados en un cajón. Ahora volvemos a gastar un montón de dinero porque el material que nos han pedido para este curso son los libros de texto.” Al parecer no se ha tenido en cuenta lo ocurrido para hacerlo esta vez de otra manera,no hemos aprendido nada”, concluye Capellán.