'In den Gängen' describe una forma de vida que deja las expectativas de los protagonistas en las estanterías de un hipermercado

Fotograma de la película alemana - SEMINCI

En los pasillos del centro, la vida se presenta amable pero, una vez en el exterior, parece carecer de expectativas para todos sus trabajadores.

El realizador Thomas Stuber resume en su última cinta, 'In den Gängen' (A la vuelta de la esquina), una forma de vida conservadora y continuista que se deja las expectativas entre las estanterías de un antiguo centro de transportes reconvertido en hipermercado.

 

El filme del director alemán, que se ha proyectado este jueves en la 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid, ha elegido ese escenario para situar la historia de Christian (Franz Rogowski), un joven tímido y con tendencia a recluirse, que comienza a trabajar en un almacén de venta al por mayor como reponedor de mercancía. Allí conoce a Bruno, de la sección de bebidas, que lo arropa y se convierte rápidamente en una figura paterna para él.

 

Entre descansos, Bruno (Peter Kurth) le enseña pacientemente a manejar la carretilla elevadora y, entre pasillos, conoce a la 'dulce' Marion (Sandra Hüller), del departamento de golosinas, cuyo encanto lo enamora desde el primer momento. La máquina de café se convierte en su lugar de encuentro habitual. Sin embargo, Christian descubre que Marion, quien corresponde sus sentimientos, está casada.

 

Delicatessen, congelados, conservas, verduras y bebidas son los territorios en los que se divide la nación del almacén, y los pasillos, sus fronteras. Mientras, los encargados de las diferentes secciones conforman una peculiar familia en la que Christian acaba encontrando su sitio. Por eso, los días de conducir carretillas y llenar estantes pasan a significar mucho más para él de lo que hubiera podido imaginar.

 

En los pasillos del hipermercado, la vida se presenta amable pero, una vez en el exterior, parece carecer de expectativas para todos sus trabajadores, cuyas ambiciones han quedado en el olvido. Christian, que asciende tras superar el periodo de prueba, es el más joven de todos ellos, aunque parece condenado a seguir el mismo camino.

 

THOMAS STUBER

 

Nació en Leipzig (Alemania) en 1981. Tras adquirir algo de experiencia en la industria cinematográfica (incluidas unas prácticas de producción con Jorg Winger y, desde 2002, la supervisión de continuidad en diversas obras de cine), estudió en la Academia de Cine de Baden-Württemberg entre 2004 y 2011. Gracias al cortometraje 'Es geht uns gut', en 2006 la industria cinematográfica de la región de Baden-Wutemberg le concedió un premio al desarrollo.

 

Su largometraje 'Teenag Angst' fue invitado a la sección Perspektive Deutsches Kino de la Berlinale de 2008 y ganó el premio a la mejor película de un director novel alemán en el festival internacional para estudiantes Sehsüchte. En el año 2011, su corto 'Von Hunden und Pferden' fue nominado al premio First Steps y logró el premio al mejor cortometraje alemán, así como, en 2012, el segundo premio para estudiantes de la Academia de los Oscar. 'Herbert', su segundo largometraje, se estrenó en 2015 en Toronto y recibió el segundo premio a la mejor película alemana en 2016. 'A la vuelta de la esquina', su tercer largo, se presentó a nivel mundial en la sección oficial de la Berlinale de 2018.

Noticias relacionadas