Imputado un hombre tras someter a sus hijas a una ablación tras decir que iban a vacunarse contra la Covid-19

Campaña de mutilación genital femenina - EUROPA PRESS

Las niñas han relatado que el padre les dijo que iban a ser vacunadas contra el virus, mientras que el médico les inyectó un sedante para proceder a la ablación. 

La Fiscalía de Egipto ha imputado a un hombre tras someter a sus tres hijas a una mutilación genital tras engañarlas para ir al médico con el argumento de que iban al médico para vacunarse contra la CCOVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

 

El fiscal general del país, Hamada al Saui, ha detallado que el doctor responsables de las ablaciones ha sido igualmente imputado después de que las investigaciones hayan apuntado a que ambos se pusieron de acuerdo para llevar a cabo el procedimiento.

 

Así, ha indicado que las niñas han relatado que el padre les dijo que iban a ser vacunadas contra el virus, mientras que el médico les inyectó un sedante para proceder a la ablación, tal y como ha recogido el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.

 

La madre de las niñas, que están divorciada del padre, y una de sus tías han confirmado lo sucedido durante sus declaraciones ante las autoridades. Al Saui ha pedido además castigos más duros contra los responsables de ablaciones genitales, ilegalizadas en 2008, especialmente en caso de que se trate de médicos.

 

Por su parte, el Comité Nacional para la Erradicación de la Mutilación Genital Femenina ha aplaudido la decisión del fiscal general de imputar a estos dos hombres y ha resaltado que ha movilizado recursos para dar apoyo a las niñas afectadas.

 

El organismo apuntó en febrero que está estudiando una revisión relativa a esta práctica en el Código Penal para endurecer los castigos, a raíz de la muerte de una niña de doce años que fue sometida a una ablación, lo que incrementó las voces críticas en el interior del país.

 

Un informe publicado en septiembre de 2018 denunció que millones de niñas en África están en riesgo de mutilación genital femenina debido a que sus gobiernos no aplican las leyes que prohíben esta práctica, condenada internacionalmente.

 

Los líderes mundiales se han comprometido a poner fin a la práctica, que implica la retirada total o parcial de los genitales externos y que afecta a 200 millones de niñas y mujeres, según los objetivos de desarrollo acordados en 2015.

 

Muchas comunidades que llevan a cabo esta práctica la consideran crucial para el estatus social de las mujeres y como un requisito para su matrimonio, si bien el ritual causa graves daños físicos y psicológicos.

 

Los autores del informe calculan que 55 millones de niñas menores de 15 años en África han sido sometidas a la ablación o están en riesgo de serlo. La mitad viven en tres países --Egipto, Etiopía y Nigeria-- que ya han prohibido la práctica.

 

Asimismo, destacan que únicamente dos países, Kenia y Uganda, tienen una legislación robusta, al tiempo que alertan de que la mayoría de las legislaciones nacionales no hacen frente a la tendencia creciente de que profesionales médicos lleven a cabo la ablación.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: