Hueso duro para el Universidad de Valladolid

El Universidad de Valladolid, antes de un partido. SERGIO SANZ

El Guardo, segundo clasificado, visita Fuente la Mora este sábado (16:30 horas) para disputar un nuevo derbi regional.

La temporada en el Grupo I de Segunda B se encuentra en su recta final. Aunque solo quedan tres jornadas, la competición no acabará hasta el fin de semana del 20 de mayo. Y es que tras el parón en Semana Santa habrá otro -más largo- para terminar abril y empezar el próximo mes. Entre tanto descanso, el Universidad de Valladolid tratará de encauzar su camino este sábado a partir de las 16:30 horas en Fuente la Mora, con la visita del Guardo.

 

El último resultado cosechado en Alba de Tormes fue negativo (5-4) y, polémicas a un lado, dejó tocado a un Uni que, en la jornada anterior, inició el tramo de derbis con la derrota ante el Zamora (1-2). La tercera plaza, que da opción da disputar la Copa del Rey, se complicó justo antes de la Semana Santa, ya que ahora se encuentra a 7 puntos del Cuéllar, quien marca el objetivo.

 

Así, con 9 puntos por delante y con un enfrentamiento entre segovianos y vallisoletanos en la última jornada del campeonato, los de Kike Molina lucharán por apurar sus opciones. “A ver si de algún rebote podemos luchar por la hipotética plaza”, señaló el entrenador. Aunque la meta del técnico es que sus jugadores “sigan superándose”. “Son jóvenes y tienen mucho margen”, apuntó.

 

Para este encuentro no podrá contar con Ofa, por lesión, y Rulo, por motivos personales, que se unen a Picolo en la enfermería. Además de esas noticias negativas, el Uni ha tenido otra en su preparación. “La vuelta de la Semana Santa ha sido un poco dura porque no hemos podido entrenar durante las vacaciones”, explicó. Pese a ello, este jueves ha estado la mayoría de la plantilla a su disposición y han hecho “un buen entrenamiento”. “Lo daremos todo”, sentenció.

 

En cuanto a su rival, afirmó que “Guardo está haciendo una temporada impresionante”. “Es un rival duro y difícil. Previsiblemente vendrán a morder. A ver si sabemos actuar para dejar los partidos en casa”, señaló.

 

El conjunto palentino depende de sí mismo para proclamarse campeón de grupo y pelear el ascenso a Segunda. Si ganase todos sus partidos, lo lograría; y es que se enfrenta al Noia, actual líder, en la última jornada. Por ello, el Universidad de Valladolid tendrá que dar el máximo si quiere regresar a la senda de la victoria y mantener viva la esperanza de entrar en la Copa del Rey.

Noticias relacionadas