Historia de Brooks, el gigante norteamericano de running

Brooks es una de las grandes marcas a nivel mundial en el sector del running, diseñando y fabricando todo tipo de artículos, ropa, calzado y accesorios que puedan ayudarnos a obtener una mejor y más grata experiencia en el mundo del running.

 

Sus inicios no fueron fáciles ya que para poder llegar a ser reconocidos por todo el mundo necesitaron de una gran cantidad de diseños y pruebas, a día de hoy únicamente utilizan los mejores materiales y la mejor tecnología que ayuden a todo el mundo que lo practica a llevar una mejor vida activa y beneficiando en todo lo posible a su salud, así como ayudando a prevenir cualquier tipo de lesiones que se puedan dar mientras practicamos running.

 

Los materiales que utilizan son en su totalidad biodegradables, por lo que, si te decides a comprar unas zapatillas de este estilo, estarás ayudando a proteger el medio ambiente. También, todas las cajas de zapatos que fabrican lo hacen con un 100 % de papel reciclado, por lo que podemos decir sin ningún miedo a equivocarnos que los que apuestas por esta marca les importa proteger nuestro planeta mediante la ayuda del medio ambiente.

 

En la actualidad son cada vez más tiendas las que se deciden por incluir en su catálogo este tipo de zapatillas, donde podrás encontrar Brooks baratas de cualquier modelo, pudiendo elegir así el que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Pero remontémonos a los orígenes. La aventura de Brooks arrancó en 1914 como una empresa familiar, en la actualidad tienen su sede en la ciudad de Seattle y cuentan ya con una experiencia de más de 100 años y están presentes en más de 60 países y liderando este sector, siendo actualmente dueños de un 23 % de las ventas que se hacen.

 

En el año 1975 Brooks empezó a trabajar de la mano de corredores de élite, uno de ellos fue Marty Liquori, un atleta ex olímpico, de este modo y gracias a la ayuda de estos profesionales, lograron avanzar mucho en sus investigaciones para crear el calzado perfecto, uno de sus primeros diseños incluía goma eva, otras marcas del sector no tardaron mucho en ponerlo a prueba. A finales de 1980 esta marca ya era una de las más vendidas en todo el territorio estadounidense.

 

En el año 2016, Brooks fue premiada por los Running Awards como el mejor calzado tanto en categoría masculina como femenina con el diseño de su modelo Adrenaline GTS, dentro de la especialidad de trail running Brooks quedó en segundo lugar gracias a su modelo Cascadia. Además, han sido considerados como los mejores zapatos para running por varias revistas como Runners World y Sports Illustrated, siendo también reconocida por programas que ayudan a proteger el medio ambiente.

 

Como dato curioso, su sede central de Seattle cumple con los estándares medioambientales de un programa piloto llamado "Deep Green", donde este edificio es capaz de mantener y reutilizar el 50 % del agua que produce la lluvia, también utiliza un 75 % menos de energía que otro edificio comercial de la zona, considerado como uno de los edificios más verdes del mundo.