"Hija del Volcán es un documental para que a las personas adoptadas no nos duela ser diversas"
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

"Hija del Volcán es un documental para que a las personas adoptadas no nos duela ser diversas"

La directora vallisoletana Jenifer de la Rosa sobrevivió a la tragedia de Armero, en Colombia, y ahora está inmersa en un documental que trata sobre la adopción.

La directora , Jenifer de la Rosa, en la Plaza Mayor de Valladolid.

La historia de Jenifer de la Rosa es la de miles de niños y niñas que fueron víctimas de una tragedia que siempre estará atada a ellos. La erupción del volcán Nevado del Ruiz, en Colombia, los dejó huérfanos de una vida que apenas pudieron saborear. Jenifer fue adoptada por una familia vallisoletana, hija de un trabajador de la Fasa, creció rodeada de una realidad violenta que, desde pequeña, le ha hecho cuestionarse quién es.

 

El documental, que está a punto de terminar, podría ser una terapia por todo lo vivido. Sin embargo, este largometraje va de agradecimiento a una familia que nunca le ocultó sus raíces, trata de aceptación y de romper barreras. Pero, sobre todo, está dirigido a quienes buscan respuestas,  a aquellos cuyas instituciones han decidido cuál será su camino para el resto de su vida. ‘Hija del Volcán’ no es una terapia, ‘Hija del Volcán’ derriba muros.

 

PREGUNTA: ¿Por qué decidió introducirse en el mundo del cine documental?

RESPUESTA: Yo estudié Periodismo y luego Comunicación Audiovisual, fui probando un poco. Algo que siempre he querido es contar historias, pero me di cuenta de que desde un punto de vista periodístico no era lo que a mí me interesaba.

 

Por otro lado, la otra cosa que más me encantaba era el cine, así que decidí tirar por el cine documental, pero entendido de una manera más creativa: que incluya ficción, por ejemplo. Por eso el resultado final es un poco mezcla entre periodismo, comunicación y cine. Esto me gusta porque puedo fluir un poco entre estas técnicas y sus posibilidades.

 

P: De la necesidad de contar historias surge su proyecto personal Mayéutica Producciones, ¿por qué crear esta productora?

R: El periodismo es complicado. Y el cine lo es mucho más. Cuando no perteneces al sector, y vienes de fuera con la intención de hacer una película, tienes que tener muchas alianzas porque realizar una película una persona o una empresa, por su cuenta, es muy complicado.  

 

Cuando me di cuenta, de cómo funcionaba el mundillo, decidí crear mi propia productora para poder sacar adelante mis proyectos.  Bastante ingenua por mi parte (se ríe), pero poco a poco se aprende. Te vas enterando de que para que te concedan una ayuda tienes que ser una productora con experiencia, que haya ganado premios, que haya ido a festivales… Ahí empecé a moverme, y conseguí conocer a los que son ahora mis coproductores: Solita Films. Pero sobre todo conocí a Amaya Izquierdo que es mi productora- existe la productora como empresa, y la productora como persona-.

 

P: Mayéutica Producciones va de la mano de su documental ‘Hija del Volcán’, ¿cuánto tiempo lleva produciendo el largometraje?

R: Llevamos desde 2017. Y creemos que, con el impulso de las ayudas selectivas del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), para 2022 habremos terminado el documental. Al final es un proyecto internacional y conlleva mucha inversión de tiempo y dinero.

 

P: Sin hacer mucho spoilers, ¿de qué trata ‘Hija del Volcán’?

R: Va sobre la adopción, yo soy hija adoptada y llevo toda mi vida investigando sobre ello. Al final con un tema, que conoces de primera mano, es más sencillo y profundo llegar a los sentimientos y crear empatía en el público.

 

Se llama ‘Hija del Volcán’ porque yo antes me sentía desubicada, yo soy hija adoptiva e hija biológica que entiende, de una manera diferente, la maternidad y paternidad. Tengo diferentes perspectivas respecto a los sentimientos de una persona que es racialmente diferente al resto de mi familia de Valladolid y, a medida que voy creciendo, me doy cuenta de esas pequeñas diferencias.

 

Desde pequeña, en mi casa, siempre me han dicho que era adoptada. Mis padres tienen un álbum de fotos del proceso de mi adopción que siempre me enseñan. Pero aun así, hay una parte que es muy dolorosa: la del abandono. ¿Dónde está mi familia biológica?, ¿De dónde son mis rasgos?

 

Yo siempre he sido una más de mi familia, pero cuando salgo de ese entorno la gente me pregunta que de dónde soy realmente, ¡soy de Valladolid! Poco a poco he logrado ir poniendo nombre a quién soy realmente: soy mujer, soy migrante forzosa, porque las instituciones decidieron por mí, y soy racializada. Tengo una cultura fluida porque soy de Valladolid, pero he nacido en Colombia.

 

Por eso, el hecho de realizar el documental, para que a las personas adoptadas no nos duela ser una mezcla y ser diversidad. Sobre todo ahora, en un momento que hay tanto odio hacia lo diferente. Hay que contar esto porque es necesario derribar muchos muros.

 

P: ¿Existe mucha desinformación en torno a la adopción?

R: Claro, para empezar las asociaciones de adopción se crearon para los padres y madres, no para los niños. Cuando en el cine se trata este tema, pasa exactamente lo mismo, siempre es desde su perspectiva no de la nuestra.

 

Hay mucha falta de información, en los colegios, cuando hablo de algunas escenas, hay muchos niños que solo entienden la familia desde un punto de vista biológico, pero hay muchas maneras de formar una familia.

 

P: El corto de ficción ‘Tierra’ que ha grabado en Valladolid trata precisamente sobre eso, ¿no?

R: Amaranta, que es la niña protagonista, también es adoptada y tiene miles de preguntas. Y cuando hablamos, siempre llego a la conclusión de que esto es necesario para que no haya tabús ni complejos.

 

P: ¿Cuánto hay de Jenifer en Amaranta?

R: Pues hay mucho, pero Amaranta es una intersección entre Lola, que es la niña actriz, entre mi experiencia, y el mundo que he creado. Tiene mucho peso y fuerza porque al final es una suma, y la ficción sirve para eso porque muchos recuerdos también son construidos.

 

P: Usted es el ejemplo de que, a veces, la realidad supera a la ficción, encontró a su hermana cuando comenzó a buscar respuestas.

R: Cuando comencé el documental me encontré con muchas personas que me contaban cómo, años después de la tragedia de Armero, habían encontrado a sus familiares. Yo era bastante escéptica porque no tenía ninguna respuesta, pero tiempo después encontré una noticia en Internet de una chica que busca a su madre, cuya madre se llamaba igual que la mía. Nos hicimos la prueba de ADN, y resultó que éramos hermanas, fue shock para mí. Lo sigo procesando.

 

P: ¿Cuántos años han pasado desde que os habéis encontrado?

R: 34 años. Yo no buscaba a una hermana, yo buscaba a mi madre biológica porque mi padre falleció en  la erupción del volcán, y sabía por los documentos que mi madre me había dejado en un puesto de la Cruz Roja. Yo quería ponerle cara a mi madre, y me encontré con una hermana.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Poste derecho file