Hay cosas que no cambian nunca