Hasta 100.000 usuarios pasaron el verano en remojo en las piscinas municipales de Valladolid pese al COVID

“Ha sido un acierto abrir las piscinas”, asegura Alberto Bustos, concejal de Participación y Deportes.

La época de piscinas ya ha finalizado. Este mismo viernes se puso punto y final a los 'remojos', al menos en dependencias municipales, y si bien es cierto que aún no se saben datos oficiales de asistentes, el concejal de Participación y Deportes, Alberto Bustos, confirma a Tribuna que se han superado sobradamente los 100.000 usuarios.

 

Observando estas cifras, aún provisionales, Bustos se muestra orgulloso cuando dice que “ha sido un acierto abrir las piscinas” porque, según él, “había una necesidad recreativa y social y ha tenido una muy buena respuesta de la gente”.

 

El concejal también cree que “la gente ha sido muy respetuosa y eso es satisfactorio". "Con normas claras, vigilantes y sentido común las cosas funcionan”, añade. "Además no tenemos constancia de que se hayan producido brotes”.

 

Con las 11 piscinas de Valladolid abiertas, las personas, según sus necesidades, podían elegir entre piscinas climatizadas, al aire libre o solárium. Aunque Bustos confirma que esto les ha supuesto un “mayor gasto”. Cosas del COVID. También afirma que “lo más fácil hubiera sido no abrir, como otros ayuntamientos o como por ejemplo las piscinas de Renault”, pero también asegura que se hubiera dejado sin el servicio “ miles de personas”.

 

Aunque este año el sistema de entrada funcionaba por bonos, ha tenido muy buena acogida entre el público vallisoletano y el edil incide en que “no ha subido ni un céntimo” la entrada comparada con otros años. El verano se acabó y la época de piscina también. Ahora es momento de que septiembre haga su papel otoñal, también con las piscinas cerradas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: