Hallan los primeros restos de una mezquita mudéjar en la Península en la calle Claudio Moyano

Parte de los restos arqueológicos encontrados. GERMÁN PRIETO

Las excavaciones durante la construcción de un edificio de viviendas han sido las detonantes de un hallazgo catalogado de "más que excepcional"

Las excavaciones efectuadas en un edificio en construcción de la calle Claudio Moyano de Valladolid han sacado a la luz los restos de una antigua mezquita y de la segunda muralla de la ciudad. El hallazgo, que se efectuó al comienzo de las excavaciones, lo han catalogado de “más que excepcional” al ser los primeros restos de una mezquita de estilo mudéjar “no solo en Castilla y León, sino en toda la Península”.

 

Tras tres meses de intervención por parte de arqueólogos contratados por la empresa promotora de las viviendas y tras conocer de la importancia de los restos conservados, se ha puesto en conocimiento la posibilidad de una puesta en valor de los restos a través de una colaboración entre los propietarios del inmueble y el Ayuntamiento de Valladolid.

 

Ya se conocía de la existencia de una zona de asentamientos de artesanos relacionados con la alfarería y también de una comunidad mudéjar que convivió con la judía en la ciudad. Lo que no se había constatado físicamente “es de restos de presencia musulmana”.

 

La población morisca en Valladolid ascendía por aquel entonces a más del medio millar de habitantes, lo que correspondía a entre el 3 y el 4 por ciento del total. Tras su expulsión entre 1609 y 1614, el medio millar de moriscos acabarían asentados en la actual Túnez.

 

Además de los restos, catalogados de “magníficos desde el punto de vista del hallazgo científico histórico”, de los muros de la mezquita, datada en el del siglo XV y demolida tras la expulsión de los musulmanes en nuestro territorio, han aparecido también numerosos hornos o alfares. “Es muy importante este hallazgo porque constata la presencia de la comunidad y vamos a poder hacer un mapa de Valladolid del siglo XV”, han detallado.

 

Además, ha añadido que “se busca seguir en Valladolid con la estela de ciudades como Cartagena o Tarragona, que han dotado de sus yacimientos del motor del turismo como una manera de poner en valor o de dar atractivo al propio edificio”.

 

Miguel Maldonado, técnico de la empresa constructora Pavalgán, ha añadido de la necesidad de “prestar máxima colaboración ante los hallazgos arqueológicos”, aunque sin dejar de lado la actividad económica de la empresa.

 

Unos restos que buscan “su máxima protección y las posibilidades de dejarlas visibles", aunque reiteran que “será una comunidad de propietarios y nos debemos al interés de nuestros clientes”.

Noticias relacionadas