‘Guerra’ de goles

Javi Guerra celebra uno de sus 63 goles con la camiseta del Pucela.

El delantero, pese a no marcar este sábado en Almería, sigue en cabeza del máximo goleador español con seis goles.

El gol que marcó este sábado Rodri de manera ilegal ayudándose de la mano hizo mucho daño a varios actores. Primero, y como es obvio, al Real Valladolid, que se marchaba al descanso por detrás en el marcador quizá de manera inmerecida ante un resultón Almería. Segundo, a una afición blanquivioleta indignada con Muñiz Fernández. Y en tercer lugar… a Javi Guerra. ¿Por qué?

 

Pues porque el tanto del delantero rojiblanco suponía ni más ni menos que la igualada en cuanto al máximo goleador español se refiere en lo que va de temporada, una cifra de seis goles que hasta el momento encabezaba en solitario Guerra, pero que tendrá que compartir al menos durante una semana con Rodri y con David Villa, que marcaría con el Atlético al día siguiente.

 

Este está siendo el año del malagueño, no hay duda. Después de que la temporada pasada tuviera que esperar hasta la decimoséptima jornada para hacer su primer tanto en Primera División –al final acabaría con ocho-, esta vez está demostrando con creces desde el primer momento que ha terminado de adaptarse a la categoría.

 

No se trata de un jugador cualquiera para el Real Valladolid. Sumados los seis tantos de esta temporada, el de Vélez ha perforado la portería rival con la camiseta blanquivioleta nada menos que 63 veces en 125 partidos de Liga repartidos en cuatro temporadas, si bien ‘solo’ 14 han sido en Primera.

 

El año pasado no fue fácil para Guerra. Después de partir como titularísimo con Djukic, el delantero sufrió una especie de ansiedad goleadora que hizo que, ante la falta de acierto de cara a la portería, Manucho le acabara comiendo la tostada. En el banquillo, una situación que le era desconocida desde su desembarco en Zorrilla, tuvo tiempo de reflexionar y volver a colocar las cosas en su sitio.

 

El esfuerzo, el trabajo y la constancia en los entrenamientos tuvieron su fruto cuando volvió a la titularidad allá por la segunda vuelta de campeonato, llegando a marcar siete de los ocho goles con los que culminó la campaña. Este año ha sido diferente y ha demostrado desde el primer momento que está enchufado, de manera que se ha vuelto imprescindible para JIM.

 

Las seis muescas que guarda en su revólver –Villarreal, Levante, Málaga, Barcelona, Rayo y el último ante la Real Sociedad- han supuesto precisamente seis puntos, los que se han conseguido de tres empates y una victoria en esos partidos. Queda patente que el delantero es una pieza imprescindible para la permanencia este año.

 

Pero ahí queda el premio Zarra, por ahora con seis dianas. Lógicamente no se trata de una de las obsesiones de Guerra para la presente temporada, pero no deja de ser un aliciente para un luchador que, por otra parte, termina contrato en junio y que a partir de enero está libre para poder negociar con otro equipo. Él ya ha dejado caer que no cierra la puerta a una posible renovación, pero por el momento esa es una tarea de la que no está muy pendiente. Lo suyo es la ‘Guerra’ de goles.