Goya. Grabados de una época

Palabras contra el olvido 171.

Goya, como Rembrandt o Beckmann cree que el autorretrato es una forma velada y explicita de confesión personal y al mismo tiempo  un  desafío formal. Toda esta exposición de Goya en la Sala Municipal del Museo de la Pasión en una serie de fotos de carnet de ciudadanos anónimos que pasan por la vida y no se pierden nada de ella.

 

En todos los grabados se adivina ya la mano de Goya. Y el pensamiento. Una agudeza visual adivinatoria marca del artista aparece en todos los grabados. Aparece la vulnerabilidad del artista y de las situaciones reflejadas.

 

Todos los grabados son magníficos. Todos tienen el marchamo de la libertad, de la libertad narrativa y de efervescencia de una época convulsa (como todas) que Goya retrata con toda su crudeza; aunque ya se sabe que el arte siempre lleva implícito una delicadeza poética que sublima al espectador.

 

Esta exposición habla de la vida y de los sueños. Cuenta la vida de personajes corrientes que se transforman, casi siempre a su pesar,  en monstruos, en prototipos de monstruos. Si de repente te quedaras dormido en la Sala de la Pasión y despertaras en el año 1800 –es un suponer- te darías cuenta que siempre se representa la misma obra. El fracaso viene a ser el mismo.

 

Para Goya el  límite del mundo era su estudio. En su estudio echa mano de su inteligencia visual y asocia ideas e imágenes que recuerdan generalmente una emoción, una historia para involucrar al espectador a posicionarse.

 

Cierta noche de invierno, Stevenson tuvo una pesadilla en la que vio aterrado una gran mancha parda que le inspiró, años después, El Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Goya, al contrario, vio con sus propios ojos las atrocidades de la Guerra de la Independencia Española y esa pesadilla le persiguió toda su vida.

 

¿Qué van a encontrarse quienes acudan a ver esta exposición de grabados de Goya? Lo que quieran ver. Picasso explicaba que el Guernica no era una declaración, ni siquiera una posición ante algo, sino lo que la gente decida que es. Esta exposición es una obra que sale de las entrañas del artista, de lo que llevaba dentro y así lo expresa.

 

Cuando le preguntaron a Goya en que creía contestó que en las personas buenas que siempre han existido y siempre existirán. Él sabía quién eran las personas buenas.