Golpe en la mesa del Universidad de Valladolid y del Unión Arroyo

El Uni, antes de un partido. S.SANZ

Los de Kike Molina se impusieron al Tres Cuñados (0-2) y los de José Luis Sacristán al Albense (5-4).

Gran sábado para los intereses del Universidad de Valladolid y del Unión Arroyo, que contaron sus partidos por victorias. Triunfos importantes que les permiten crecer en la clasificación y que les colocan a uno y dos puntos del liderato, respectivamente.

 

El Universidad de Valladolid supera con nota el complicado inicio de curso que se le presentó, en el que ha tenido que jugar como visitante cuatro de las cinco primeras jornadas. Tras ello, el conjunto dirigido por Kike Molina ha sumado 9 de los 15 puntos en juego, se mantiene invicto y a un punto del liderato.

 

Todo ello después de lograr la primera victoria a domicilio el pasado sábado, en el que derrotó al Tres Cuñados (0-2). Lo hizo en un partido de pico y pala para el Uni, que a los cuatro minutos ya iba ganando gracias a los goles de Ofa y Javi.

 

El acierto inicial de cara a portería y el gran trabajo en defensa hicieron que los 36 minutos restantes fueran de sufrimiento para los dos. Para el Uni porque no logró sentenciar el triunfo en algunas contras, mientras que para el Tres Cuñados porque se chocó contra un muro. De hecho, los locales tan solo dispusieron de dos claras ocasiones.

 

El equipo gallego salió con portero-jugador a falta de nueve minutos para la conclusión, pero el esfuerzo de los universitarios valió el primer triunfo como visitantes y el premio de colocarse a un punto del liderato, compartido por el Atlético Benavente y el Xove.

 

“Tenemos un equipo para sufrir y hemos sabido hacerlo. Sacamos tres puntos importantes en este inicio de curso complicado por las salidas. Tenemos que refrendar esta victoria el sábado en casa”, expresó el técnico universitario, Kike Molina.

 

Así, este sábado, 19 de octubre, el Uni recibe en Fuente la Mora (16:00 horas) al Cidade de Narón, que perdió en esta jornada contra el Leis Pontevedra (2-4) y continúa con seis puntos.

 

MÁS SUFRIMIENTO

 

La victoria del Arroyo también fue muy sufrida, en un partido intenso y con final feliz. La visita del Albense, que llegaba colíder, se presentó como un compromiso difícil, pero los de José Luis Sacristán volvieron a demostrar que pueden competir con cualquier equipo del grupo. Eso sí, acompañados de sufrimiento.

 

Dani Caballero inauguró el marcador, aunque la alegría desapareció poco después, ya que el conjunto charro se puso 1-3 en un minuto. Pero los blanquillos supieron reponerse del duro golpe y antes del descanso devolvieron la remontada (4-3) gracias a un nuevo gol de Dani y a los otros de Cristo y el juvenil Mario.

 

El camino se le allanó todavía más al Arroyo nada más comenzar la segunda parte, cuando Virgi tiró de calidad para marcar un golazo y anotar el 5-3. A partir de ahí, el sufrimiento fue creciendo, pero apareció un gran Edgar en portería para mantener a los suyos. No pudo con todos los remates y finalmente acabó encajando un penalti (5-4).

 

Incluso, hubo tiempo para la polémica, ya que Javi Cabezas y Cristo fueron expulsados y el Albense dispuso de un doblepenalti a falta de 10 segundos. Aunque esta vez el final sí fue feliz y el Arroyo saboreó su primer triunfo en casa y el segundo de la temporada, lo que le coloca, con 8 puntos, a dos del liderato y dos por encima del descenso.

 

Arroyo visitará el próximo sábado (18:00 horas) a O'Esteo, que en esta jornada perdió en la pista del Boal (5-2), quien no había sumado ningún punto hasta entonces.