Georgia amarga el sueño de España

A. MINGUEZA
Ver album

El combinado nacional se marchó al descanso por delante en el marcador, pero la calidad y el poderío físico visitantes se acabaron imponiendo en la segunda parte en Medina del Campo (Valladolid).

ESPAÑA: Fernando Martín, Beñat Auzqui, Tuco, Gavidi, Víctor Sánchez, Villanueva, Canosa, Gibouin, Sebastien Rouet, Belie, Jorba, Thibaut Álvarez, Snee, Castegioni y Linklater. También jugaron Pacote Blanco, Jon Zabala, Stephen Barnes, Alvar Gimeno, Mathew Foulds, Guillaume, Juan Ramos y Minguillon.

 

GEORGIA: Mamukashvili, Bekoshvili, Nemsadze, Mikautadze, Giorgadze, Tkhilaisvili, Lomidze, Lobzhanidze, Khmaladze, Todua, Sharikadze, Kacharava, Matiashvili y Kvrikashvili. También jugaron: Liparteliani, Bregvadze, Tsutskiridze, Tabidze y Begadze.

 

ANOTACIONES: Golpe pasado por Linklater (3-0, min. 3); golpe pasado por Kvrikashvili (3-3, min. 24); ensayo de Gavidi con trasnformación de Linklater (10-3, min. 28); ensayo de Tkhilaishvili transformado por Kvrikashvili (10-10, min. 50); ensayo de Matiashvili transformado por Kvrikashvili (10-17, min. 60); golpe pasado por Kvrikashvili (10-20, min. 79).

 

ÁRBITRO: Craig Evans (Gales), asistido en las bandas por Wayne Davies y Justin Williams. Mostró tarjeta amarilla al local Zabala.

 

INCIDENCIAS: Lleno en el Estadio Municipal de Medina del Campo, con 7.200 espectadores en las gradas.

La empresa era complicada. Pese a que Georgia no llevó a Medina del Campo a todas sus estrellas, la mayoría de su equipo juega en el Top14. Las ganas de la selección española y el apoyo de un Pablo Cáceres con lleno absoluto no fueron suficientes para que los de Santi Santos lograran el triunfo. Aunque soñaron durante la primera mitad, en la que se impusieron por 10-3, ni siquiera obtuvieron el bonus defensivo.

 

El combinado de Santi Santos comenzó mandando y forzó dos errores de los georgianos. El segundo de ellos fue un caramelito para Linklater, que transformó el golpe de castigo a los tres minutos. Los Leones se permitieron soñar en ese inicio, aunque su rival no tardó en despertar.

 

Kvrikashvili tuvo la oportunidad de devolver el empate a un marcador que físicamente no existe en el Pablo Cáceres, pero no acertó a pasar el golpe. Georgia tiró de calidad y de la fuerza de su delantera para ganar metros y encerrar a España en su campo.

 

El zaguero georgiano tuvo su segunda opción de poner el 3-3 con otro golpe. Esta vez no perdonó y los Leones perdieron esa ventaja. Aunque la jugada les sirvió de toque de atención para liberarse de la presión, recuperar la presión y poner el foco en la veintidós visitante.

 

El ensayo estaba rondando y el quesero Gavidi puso el toque vallisoletano al posar el oval en la zona de marca a lo Michael Jordan en 'Space Jam', estirando el brazo hasta lograr su objetivo. Linklater cogió el balón para transformar y ampliar la ventaja al 10-3 en el minuto 28.

 

Pese a los intentos de Georgia, España aguantó el tipo hasta el descanso, teniendo incluso la posesión y no concediendo espacios en defensa. Aunque tras el paso por vestuarios se llevó un varios sustos cerca de la zona de ensayo. Porque los visitantes salieron a morder y volvieron a imponer su fuerza.

 

Pacote Blanco, que había entrado en el entretiempo, no estuvo muy afortunado en una jugada defensiva. Giorgi Tkhilaishvili lo aprovechó en una jugada por la banda y se metió hasta dentro para posar el oval. El zaguero georgiano, pese a encontrarse muy escorado, pateó entre palos y colocó el 10-10 en el 50'.

 

A partir de ahí, los georgianos metieron una marcha más y España casi no tuvo opciones. Una patada al hueco de Kvrikashvili llegó precisa a las manos de Matiashvili, quien enfiló la zona para lograr un ensayo muy importante. El 'asistente' zaguero siguió con la pierna caliente y transformó para subir el 10-17 y poner por delante, por primera vez, a su selección.

 

Restaban todavía 20 minutos y España no tiró la toalla. Juan Ramos, canterano de El Salvador, debutó en este Seis Naciones B y su entrada al campo dio el aire necesario para que los Leones siguieran empujando. Pero no fue suficiente, debido a la férrea defensa de su contrincante.

 

De hecho, Kvrikashvili amargó del todo el partido al combinado nacional, ya que pasó un golpe de castigo en una de las últimas jugadas para hacer el definitivo 10-20 y dejar a los de Santi Santos sin bonus defensivo.

 

La fiesta no fue total, pero Medina del Campo vivió una gran tarde de rugby en un buen partido del combinado nacional, que no puede permitirse más tropiezos si quiere estar en el próximo Mundial.