Fundación Banco de Alimentos: De la Gran Recogida al 'gran reparto'

Los voluntarios del Banco de Alimentos de Valladolid recepcionan los 308.000 kilos recogidos, se clasifican y se preparan para su reparto a 6.000 familias necesitadas a través de 180 entidades.

La actividad en el interior de las naves de la Fundación Banco Alimentos de Valladolid es estos días frenética. Tras la Gran Recogida en la que se han logrado movilizar 308.000 kilos en 115 supermercados de Valladolid, la tarea ahora es ardua. Hay que recepcionar más de 700 palés llegados en grandes camiones, seleccionar los alimentos y distribuirlos entre más de 6.000 familias.

 

Los depósitos, según el presidente de la propia Fundación, Jesús Mediavilla, lograrán abastecer a casi 18.000 personas hasta el mes de marzo, que se distribuirán entre 180 entidades benéficas. “Se clasifica cada producto, porque normalmente viene en palés mezclados. Una vez que ya los tenemos separados pasan a otra nave y se clasifican por fecha de consumo preferente o por fecha de caducidad, se etiqueta y se incluye en nuestra base de datos”, dice el presidente de la Fundación, Jesús Mediavilla.

 

Miguel Ángel Cocho integra el equipo de operaciones especiales kilo de la Fundación Banco de Alimentos. Tiene claro que Valladolid ha vuelto a responder a la llamada de la solidaridad. “Hemos superado las expectativas y las cifras del año pasado, las participación ha sido muy buenas”. Cocho explica que la mayor parte de alimentos recogidos han sido aceite, leche entera, cereales, caco y legumbre que, por otra parte, se corresponde con el listado de alimentos preferentes que la Fundación solicitó a los ciudadanos.

 

De los 1.500 voluntarios que han participado en esta acogida, muchos proseguían con su trabajo desinteresado en la mañana de este lunes. “La tarea es dura y llevamos muchas horas, pero lo hacemos con alegría y satisfacción”, decía Félix Madera. Los camiones van llegando, de forma ordenada, para no bloquear el trabajo de los voluntarios. Se descargan y se pesan los palés, antes de organizar cada producto.

 

Mónica de Castro explica que el Banco de Alimentos es “siempre una buena oportunidad para ayudar a los que más lo necesitan”. Desde hace tres años colabora con la Fundación porque “quién sabe si el día de mañana la que necesito ayuda soy yo”. La Gran Recogida ha llegado a su fin. Ahora se espera ese ‘Gran Reparto’ que ayudará a muchas familias a tener una Navidad y un comienzo de año más amable.