Fuimos, somos y seremos Valladolid

Borja intenta estorbar el remate de Maikel Mesa. LALIGA

El Pucela perdió 1-0 en su visita al Nàstic de Tarragona y no aprovechó los pinchazos de sus rivales.

NÀSTIC DE TARRAGONA: Dimitrievski; Kakabadze, Xavi Molina, César Arzo, Javi Jiménez; Sergio Tejera, Fali; Jean-Luc, Maikel Mesa (Manu Barreiro, min. 66), Juan Muñiz (Omar, min. 81); Álvaro Vázquez (Gaztañaga, min. 90).

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Moyano, Calero, Nacho; Borja (Anuar, min. 79), Luismi (Toni Martínez, min. 88); Ontiveros (Gianniotas, min. 64), Míchel, Óscar Plano; Mata

GOL: 1-0, minuto 89: Álvaro Vázquez.

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo. Mostró tarjeta amarilla a los locales Xavi Molina, César Arzo, Sergio Tejera y Fali, y a los visitantes Antoñito, Ontiveros, Gianniotas, Míchel y Moyano.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 34 de LaLiga 1|2|3, disputado en el Nou Estadi de Tarragona ante 6.307 espectadores.

Jugando en casa del segundo peor local de LaLiga 1|2|3 y sabiendo que algunos de sus rivales por el play-off habían pinchado esta jornada, el Real Valladolid se hirió a sí mismo en su visita al Nàstic de Tarragona. En otro partido soporífero, los de Luis César encajaron un gol en el minuto 89 que le condenó a la derrota (1-0), a pesar de que Mata tuvo en sus botas el empate en el tiempo de añadido.

 

Adormilado, como si le afectara el temprano horario de partido, el conjunto blanquivioleta fue un juguete en manos del rival durante los primeros 30 minutos. Aunque el Nàstic tampoco puso en demasiados aprietos a los de Luis César, que no supieron sacudirse esa presión inicial. Solo dos disparos desde la frontal, de Kakabazde y Álvaro Vázquez, alertaron a un Masip que solo tuvo que intervenir en el segundo de ellos.

 

Con el ritmo de encuentro muy bajo, el Pucela logró inclinar el campo para empezar a llegar al área rival. Aunque no fue hasta el 31’ cuando gozó de la primera ocasión peligrosa, en un disparo lejano de Borja que salió rozando el larguero. Se animó, pero solo fue un espejismo.

 

Las opciones de ambos equipos pasaban por aprovechar un fallo del contrario, como el grave error de un confiado Calero que no supo despejar el balón y a punto estuvo de pagarlo caro. Pero no fue a más y el 0-0 reinó al descanso.

 

Como ocurrió en la primera parte, el Nàstic empezó la segunda con ganas y creó varias acciones de peligro. Las más claras fueron un remate de cabeza de Álvaro Vázquez y un disparo de Muñiz que taponó Masip para desviar a córner. Salieron vivos los blanquivioletas de tres minutos para olvidar, aunque los fallos en defensa continuaron con el paso de los minutos.

 

AFERRADOS A GIANNIOTAS

 

Luis César movió el banquillo y dio entrada a Gianniotas, quien se convirtió en protagonista. Al poco de estar en el campo dispuso de una gran oportunidad tras un centro de Nacho, pero su volea salió lamiendo el travesaño. El partido se rompió y el Real Valladolid apareció más en ataque.

 

Eso sirvió para que Óscar Plano terminara de soltarse y ganara confianza y presencia. Aunque el nombre propio siguió siendo el de Gianniotas. El griego intentó sorprender a Dimitrievski en una falta lateral, pero el cancerbero atajó el balón sobre la línea para desbaratar las esperanzas blanquivioletas.

 

Estas terminaron de venirse abajo cuando Álvaro Vázquez enganchó una pelota para colocarla de volea y con delicadeza en el fondo de la red. Masip se estiró, aunque no fue capaz de alcanzar un colocado remate cruzado que golpeó con fuerza al Real Valladolid, ya que el tanto llegó en el minuto 89.

 

Los parones que sufrió el partido, por la lesión de Borja entre ellos, se convirtieron en cinco minutos extra para que el Pucela intentara rascar un empate. Y la tuvo. Gianniotas dejó solo a Mata ante Dimitrievski, pero el delantero no estuvo nada afortunado y disparó demasiado centrado, perdiendo la batalla con el meta.

 

Por lo tanto, el Real Valladolid cumplió -negativamente- para prolongar su mala racha como visitante. Porque parece estar condenado al famoso ‘Somos Valladolid’ que destacó Miroslav Djukic en su etapa en Zorrilla, ya que una vez más tiró de la parte negativa para cabrear a todo el mundo con su pobre e inefectivo juego.

 

Pese a todo, se encuentra tan solo a tres puntos de la zona de play-off, por lo que en la próxima jornada tratará de recortar la diferencia. No será nada sencillo, porque para eso primero tendrá que superar al Sporting de Gijón en el partido que se disputará en Zorrilla el próximo domingo, 15 de abril, a partir de las 16:00 horas.