Fuego, olor a pez quemado y cánticos: La procesión del Vítor de Mayorga

La localidad vallisoletana ha revivido este jueves 27 de septiembre su tradicional fiesta, de Interés Turístico Nacional.

La localidad vallisoletana de Mayorga de Campos ha revivido este jueves, 27 de septiembre, su tradicional procesión de 'El Vítor'Fiesta de Interés Turístico Nacional que se caracteriza por el fuego, olor a pez quemado, y cánticos de los mayorganos.

 

Esta procesión se remonta al año de 1752 cuando el 27 de septiembre los vecinos de Mayorga recibieron la segunda reliquia del santo de este municipio, Toribio Alfonso de Mogrovejo y Robledo, provistos de teas o antorchas ya que ya era de noche y en aquella época no existía iluminación eléctrica para poder iluminar el camino.

 

Unos años más tarde los mayorganos sustituyeron las antorchas por pellejos de vino en desuso realizados en piel de cabra que colgaron de varales con lo que nació lo que hoy se conoce como la Procesión Cívica del Vítor.

 

Ahora, casi trescientos años después en la noche del 27 de septiembre los vecinos de Mayorga de Campos salen a la calle portando viejos pellejos cubiertos con pez a modo de capa impermeabilizadora que van sujetos a su vez a unos varales que se prenden mientras cantan y bailan en el cortejo.

 

Para ello, se visten con ropas viejas, sombreros de paja y guantes para evitar que la piel quede al descubierto y evitar así quemarse con la pez, un producto negro y viscoso, que cae ardiendo, lo que da el toque característico al recorrido. El pez se obtenía tradicionalmente cociendo los tocones de pino, ricos en resina, en hornos o pegueras lo que dio origen a su vez al oficio de peguero.

 

Por su parte, el nombre del Vítor hace referencia a la distinción que recibió Toribio Alfonso de Mogrovejo como muchos otros Doctorados de la Universidad de Salamanca. El Vítor consiste en un anagrama que combina las letras V, I, T, O y R dispuestas a criterio del pintor (V, T, R en el caso del Vítor de Mayorga) y que se ha trasladado al estandarte que sale en procesión cada 27 de septiembre.

 

La procesión de El Vítor ha comenzado a las 22:00 horas con los mayorganos reunidos en la Ermita de Santo Toribio en dirección a la calle Derecha hasta la plaza España. Sobre las 00:00 se accede a la Plaza por la calle Cuatro Cantones y el Vítor sube al balcón del Ayuntamiento para disfrutar de los fuegos artificiales que iluminarán la noche, espectáculo que pone el colofón el himno a Santo Toribio cantado por los mayorganos.

 

A continuación, se vuelve a salir por la calle Cuatro Cantones y una vez en la calle Derecha, se continua hasta el final de esta para girar a la izquierda en la Calle del Rollo. Sobre las 4:00 se encara el último tramo de la Calle Santo Toribio para llegar al punto de partida. En este momento se acabarán de quemar los pellejos que queden encendidos para pasar después a la ermita donde termina esta particular procesión cívica en la que se canta una salve a la Virgen y el himno a Santo Toribio.