Fresno celebra este fin de semana unas jornadas medievales para recordar la donación a la Orden de San Juan

La localidad vallisoletana de Fresno el Viejo celebrará entre este viernes, 10 de noviembre, y el domingo, día 12, celebrará unas jornadas medievales con numerosas actividades para recordar la donación de la villa, en 1116, a la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén por parte de la reina Doña Urraca.

 

Se trata de la tercera ocasión en la que se recrea este momento histórico, del que en 2017 se cumplen 901 años, y para ello se ha elegido el lema 'Temeraria', ya que fue el apodo que se dio a la reina de León y Castilla.

 

La celebración este año se realizará los días 10, 11 y 12 de Noviembre y la villa ofrecerá días de "ocio y diversión" para sus habitantes, a los que se invita a salir a las calles vestidos con trajes medievales, y para los visitantes, ya que el pueblo estará decorado para la ocasión.

 

Durante estos días, se recreará un poblado de la Edad Media, habrá un mercado medieval en el que se organizarán actividades de animación, talleres infantiles, se celebrará una cena medieval, una recreación histórica y un torneo a caballo. Además, habrá exhibiciones de cetrería y carruseles medievales.

 

Además de todas las actividades programadas por los organizadores del evento, los hosteleros de la localidad, también se han sumado a la "fiesta" con la III edición del Pincho de la Reina, al tiempo que habrá actuaciones musicales por las noches.

 

Los momentos más destacados del fin de semana serán la llegada de la Reina Doña Urraca al pueblo, seguida de cena medieval, en la noche de este viernes; la recreación histórica de la Donación, el sábado a las 20.00 horas, que tendrá lugar en la Iglesia San Juan Bautista, y el Torneo medieval, este domingo en la plaza de toros, donde se podrá ver un duelo entre caballeros a caballo, campeonato de tiro con arco y bailes medievales.

 

Según la historia que basa esta celebración, explica el Ayuntamiento de Fresno el Viejo, el 11 de noviembre de 1116 la Reina de León y Castilla Doña Urraca, donó, para poder liberarse de las penas del cruel infierno y adquirir los dones del reino de los cielos, varias villas como la de Fresno.

 

La beneficiaria fue la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, lo que permitió que el pueblo se viera acogido por un fuero que amparaba sus derechos de vecindad, dentro del marco legal de la Encomienda Sanjuanista.