Francia prohibirá usar el móvil mientras se conduce: ¿puede España ser la siguiente?

Móvil

Francia ha decidido prohibir el uso del móvil por parte de los conductores, incluso si se está parado: sólo se permitirá llevarlo en un soporte en modo 'manos libres', pero nunca tocarlo. En España, el 30% de los muertos en carretera lo son por despistes.

Francia ha decidido que va a prohibir el uso del móvil por parte de los conductores en cualquier situación dentro del vehículo, incluso parándose en un lado de la vía, se esté o no dificultando el tráfico. A partir de ahora, la multa podrá llegar hasta los 135 euros. Es una reacción al aumento del número de muertos en carretera. En 2016 murieron 3.500 personas y en 2017 aumentaron en torno a un 1%. Esto ha generado una auténtica preocupación en el país galo, que ya ha comenzado a poner en marcha medidas como reducir los límites de velocidad en toda su geografía nacional, pasando en las carreteras de doble sentido de 90 a 80 km/h.

 

En el caso de España, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el 30% de los accidentes que se producen en las carreteras están originados por una disminución de la atención del conductor, que deja de concentrar sus sentidos al volante para consultar su teléfono móvil, como una de las causas fundamentales de los despistes. Francia tiene unos 20 millones de habitantes más que España. La siniestralidad en carretera es tres veces superior (1.165 frente a 3.500 personas). En el caso de Italia, el país tiene unas cifras de fallecidos parecidas a Francia; pero con 6 millones menos de habitantes.

 

La nueva normativa establece que el dispositivo móvil se podrá seguir usando en modo manos libres en un soporte; pero en ningún momento se podrá tener en la mano ni tocarlo mientras se conduce. No será suficiente con aparcar y parar el motor del vehículo, sino que habrá que estar parado en un punto designado o muy alejado de la carretera. Eso sí, en el caso de que se tenga un accidente sí que se podrán realizar llamadas de emergencia o enviar mensajes.

 

Esta prohibición a los conductores ha llegado a Francia después de que uno recurriera una multa que recibió en 2017, que lo castigaba por usar un teléfono mientras estaba estacionado en una rotonda con sus luces de emergencia encendidas.