Fran el Chavo: "Con el humor tratamos de normalizar la Covid y llevarla al terreno de lo simpático"
Cyl dots mini

Fran el Chavo: "Con el humor tratamos de normalizar la Covid y llevarla al terreno de lo simpático"

El presentador de 'Los del sótano' confía en la recuperación del sector cultural de cara a verano y confiesa que la pandemia se ha convertido en una inspiración para escribir sus nuevos monólogos

El Chavo, humorista.

Fran el Chavo, humorista vallisoletano afincado y natural del municipio de Geria, se hizo conocido por formar parte de 'Central de Cómicos' junto con JJ Vaquero, Nacho García, Quique Matilla y Álex Clavero y posteriormente fundar 'Humor de protección oficial', un espectáculo que desde el año 2006 ofrece monólogos sobre las costumbres de su ciudad y sus habitantes.

 

Ahora, guionista y presentador de 'Los del sótano', el programa que, desde el pasado noviembre, está revolucionando la televisión autonómica de Castilla y León con una nota de humor que pretende llamar la atención de un sector “más joven” a una cadena en la que prima una audiencia envejecida. Junto a Roberto Chapu, el late night show analiza semanalmente las noches de los domingos, con un toque irónico, las noticias locales de actualidad.

 

Pregunta: ¿Cómo se presenta el panorama de bolos y actuaciones de los próximos meses de cara a la temporada de verano?

Respuesta: Bueno, mejor de lo que esperábamos en un principio. Ya se ha dado el pistoletazo de salida a las primeras actuaciones gracias a lo avanzado que va el proceso de vacunación a nivel nacional. Vamos despegando poco a poco. De cara al verano todo está programado con muchas precauciones; actuaciones en recintos al aire libre, muchas medidas de seguridad, espectáculos muy controlados…

En mi agenda empiezan a aparecer fechas, sobre todo en pueblos: Zamallón (Salamanca), Guadalajara o Valoria la Buena (Valladolid).

 

P: ¿Cómo fue el año 2020 para un monologuista?

R: Mi último bolo fue el 14 de marzo de 2020, coincidiendo con el inicio del estado de alarma. Se cancelaron la gran mayoría de nuestras actuaciones. Ha sido todo un poco caótico. Muchos de mis compañeros lo han pasado francamente mal pero confiamos en volver a la normalidad que había antes.

 

P: ¿Y cómo está siendo el 2021?

R: Se ha resentido mucho nuestro trabajo. El nivel de trabajo no es ni parecido. Los teatros han estado cerrados casi hasta ahora y Castilla y León es una comunidad en la que hace mucho frío, era inviable hacer actuaciones en recintos abiertos. Y eso sumado a la desconfianza de los promotores que no han querido arriesgarse y entrar en materia hasta que la situación ha mejorado.

 

P: ¿Se ha adaptado bien el público a las nuevas condiciones?

R: Sí, sin problema. El público siempre se adapta bien. Para nosotros es más complicado. Para un humorista es importante la comunicación no verbal, y lo de que tu público lleve mascarilla limita mucho ese factor. Ya no vemos sus sonrisas, solo sus ojos. Y con la distancia de seguridad tampoco ves el típico codazo entre ellos de “mira qué gracioso lo que ha dicho”. Se ha perdido  ese feedback entre el monologuista y la audiencia que solía darse a la hora de hacer comedia.

 

P: ¿Han sido justas las medidas restrictivas que ha acatado el sector cultural?

R: Creo que se han equivocado un poco y no han sido justos. La cultura es segura, no ha existido ningún rebrote en un teatro o evento cultural. Los espectáculos se han llevado a cabo con todas las medidas sanitarias oportunas y no tenía por qué haber ningún problema: espacios abiertos, distancia de seguridad, mascarilla, hidrogel…

Tanto al sector cultural como a la hostelería se nos ha dañado mucho. Todo el mundo necesita tomarse una caña o consumir cultura. Es un poco la medicina para nuestras mentes que nos permite salir de este bache. Ha sido una guerra política en la que el resto hemos salido perdiendo.

 

P: ¿Se puede ahora mismo hacer su trabajo sin riesgo?

R: Sí, y antes también se podía. Poco a poco nos vamos recuperando y cada vez hay más garantías de trabajar con menos nivel de riesgo. Uno de mis compañeros dice que lo importante no es que el público lo pase bien, es que en el siguiente espectáculo estén todos y no falte nadie. En cierto modo, yo he vivido un poco como un cavernícola, no he actuado estos meses. He tenido ese miedo, al tener dos hijos, que te hace ver la situación con más templanza. Se ha dado la oportunidad de viajar, por ejemplo, a Murcia y no lo he hecho por precaución pero ahora las cosas están mejor.

 

P: ¿Habla de la Covid en sus nuevos monólogos?

R: Por supuesto, es muy importante tenerlo presente. Nos ha cambiado la vida en todos los sentidos. Antes cuando alguien estornudaba le decías “salud” y ahora decimos “me cago en tu puta madre”.

 

P: ¿Ha servido de inspiración esta pandemia?

R: Sí, parece que lo que contabas hace un año es muy antiguo. Ahora hay otros temas, otras miradas y formas de enfocar nuestro humor. Tenemos que adaptarnos y cambiar nuestra forma de escribir en torno a la nueva temática favorita de la sociedad.

 

P: En referencia a su nuevo proyecto televisivo 'Los del sótano', ¿es difícil hacer un programa autonómico?

R: No es fácil. El canal de CyL televisión tiene una audiencia, que por lo general, es gente mayor. Queremos atrapar a un público que no ve esa cadena,  más joven. Intentamos que la gente pase un rato divertido y de desconexión en esos cuarenta y cinco minutos semanales. Nos hubiese gustado hacerlo con público en directo en el set pero por motivos evidentes no ha podido ser.

 

P: ¿Veremos este año un nuevo espectáculo de 'Humor de protección oficial'?

R: Es una pregunta que me repiten mucho. Vamos a hacer algo pero aún no puedo dar más información. No sabemos cuándo, no sabemos dónde ni con quién. El año pasado se intentó y no salió bien. Este año la idea es que volver a un escenario y que la gente que quiere vernos pueda hacerlo.

 

P: ¿Ha cambiado el humor a causa del coronavirus en una época en la que prima lo políticamente correcto?

R: En un momento en el que los límites del humor están más presentes que nunca puedo afirmar que para el humor no hay límites. Cada uno sabe hasta dónde puede llegar. Cuando hablamos de la Covid no queremos ofender a las víctimas, queremos normalizar una situación con la que nos toca vivir. Tratamos de plasmar una realidad y llevarla al terreno de lo simpático.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: