Cyl dots mini

Fomento traspasa a comunidades y ayuntamientos el 'marrón' de pelearse con Uber y Cabify

Fomento anticipa al sector del taxi tradicional sus planes: un nuevo decreto para transferir la competencia a las autonomías y una licencia municipal extra para cumplir la ratio 1/30.

El Gobierno ha dado el primer paso para traspasar la regulación de las licencias VTC, los conocidos como vehículos de alquiler con conductor, a las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Una solución que traslada el problema entre el sector del taxi tradicional y compañías como Uber y Cabify a las administraciones regionales y locales, una decisión de consecuencias desconocidas y que las empresas están dispuestas a recurrir.

 

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se reunía este martes con representantes de las principales organizaciones del taxi para explicarles los planes del Gobierno. Estos pasan por aprobar un decreto ley, previsiblemente en el consejo de ministros del día 28 de septiembre, para transferir a las comunidades las competencias regulatorias de las VTC, y que estas trasladen su gestión a los ayuntamientos. Castilla y León ya tiene una regulacíon que exige, por ejemplo, llevar un distintivo. El plan seríaexigir una liciencia urbana extra a las empresas de vehículos con conductor y limitar su número de forma radical para cumplirse el polémico ratio 1/30 (un VTC por cada 30 taxis), que no se cumple en buena parte del territorio. La media nacional de la ratio es de 7 taxis por cada licencia VTC, y en Castilla y León es de 8-1. Sólo Extremadura cumple con la ratio mínima (País Vasco y Castilla-La Mancha están cerca); en Cantabria, por ejemplo, hay un VTC por cada tres taxis.

 

La convivencia entre el sector del taxi y los servicios VTC ha puesto en pie de guerra a miles de taxistas en toda España, aunque en Castilla y León las protestas han sido menores. 

 

En cuanto a las licencias de VTC, la Junta ha querido poner cierto coto a este tipo de actividad. En total en la Comunidad hay 310 licencias en manos de 52 empresas; Valladolid (85), Segovia y León (68 cada una) y Burgos (39) son las que más tienen. Zamora sólo tiene una y Soria, ninguna. Hace unos meses la Junta decidió imponer a los vehículos VTC el uso de un distintivo para comprobar que no utilizaban paradas de taxi; era una medida dentro de un decreto para evitar prácticas de competencia desleal con el sector del taxi.

Noticias relacionadas