Fomento empieza el lunes la reparación de la desastrosa autovía A-62 con una "delgada capa" de asfalto

Imagen del lamentable estado que presenta la A-62 entre Valladolid y Salamanca.

El ministerio invertirá 4,15 millones de euros, pero la reparación consistirá en "la reparación superficial mediante el extendido de una capa delgada de microaglomerado".

El Ministerio de Fomento iniciará el próximo lunes, día 7 de mayo, los trabajos urgentes de reparación del firme en diversos puntos de la A-62, tras las adversas condiciones meteorológicas de la campaña invernal 2017-18 y los continuos temporales de lluvia y nieve que han contribuido a acelerar su deterioro, tal como se anunció el pasado 22 de marzo. La autovía que une Salamanca y Valladolid tiene algunos tramos en un estado lamentable como ha denunciado este medio. Como medida provisional, el ministerio ha decidido limitar a 100 km/h la velocidad en los tramos afectados y recordar a los conductores que deben circular con precaución. Son varias las autovías en Castilla y León en las que se ha adoptado esta medida.

 

A mediados de marzo, TRIBUNA denunció el lamentable estado de la A-62 Autovía de Castilla entre Salamanca y Tordesillas. El firme está completamente roto en un largo tramo entre los puntos kilométricos 156 y 235, lo que provoca un constante traqueteo y viajes muy incómodos,además de las normales consecuencias para amortiguadores y lunas: se conocen muchos casos de partes al seguro por la rotura del parabrisas frontal. Sólo los paneles anunciadores avisan de la situación, lo que ahora se ha reforzado con señales.

 

Las obras, con un coste total de 4,15 millones de euros, se extenderán desde aproximadamente el P.K. 156 de la A-62, una vez pasado el puente sobre el río Duero, hasta el P.K. 231+700, pasado el enlace de acceso a Castellanos de Moriscos, en un tramo de autovía de aproximadamente 76 kilómetros, dentro de las provincias de Valladolid, Zamora y Salamanca.

 

La actuación incluye el saneo de las zonas de firme con degradaciones profundas y la reparación superficial mediante el extendido de una capa delgada de microaglomerado en todo el ancho del pavimento con objeto de mejorar la calidad de la rodadura y evitar la proyección de gravillas.

Noticias relacionadas