Fomento adjudica por 6,4 millones de euros el arreglo del desastroso tramo de la A-62 en Alaejos

Imagen del lamentable estado que presenta la A-62 entre Valladolid y Salamanca.

La dirección de carreteras adjudica el contrato, licitado en enero. Las obras durarán 30 meses y consistirán en fresar el asfalto viejo entre Sieteiglesias y Torrecilla y poner una nueva capa.

La Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento ha adjudicado el contrato para arreglar uno de los peores tramos de la A-62 entre Salamanca y Valladolid, los 20 kilómetros próximos a Alaejos, llenos de baches y con un asfaltado tan desgastado que hace muy incómoda la circulación. El mal estado de la autovía era un clamor desde hace tiempo y finalmente Fomento decidió en enero iniciar los trámites para arreglar este tramo de la autovía.

 

La obra se ha adjudicado este día 5 de agosto a la empresa Obras y Servicios Públicos, SA por un importe final de 6,4 millones de euros, aunque estaba valorada en más de 7,2 millones. El plazo de ejecución es de 30 meses a partir de la firma del contrato.

 

 

La actuación afecta a 20 kilómetros de la A-62 entre el pp.kk. 172+000 y el 192+840, dentro de la provincia de Valladolid, pero perteneciente al trayecto desde Salamanca que hacen miles de vehículos cada día. Se va a proceder al fresado, reposición y refuerzo del firme del tramo de la carretera A-62 que transcurre por los términos municipales de Sieteiglesias de Trabancos, Alaejos y Torrecilla de la Orden.

 

La solución de rehabilitación adoptada consiste en el fresado del firme deteriorado en una profundidad variable entre 7 y 17 cm y su posterior reposición, seguida del extendido de una nueva capa de rodadura en toda la anchura de la calzada y arcenes. En los ramales de enlaces, vías de servicio y áreas de descanso se procederá al fresado de 5 cm de mezcla y su posterior reposición.

 

Una vez concluida la actuación sobre el firme, se procederá a reponer la señalización horizontal y el balizamiento existente. El proyecto contempla también la señalización de las obras, la gestión de los residuos de construcción y demolición generados en las mismas, así como su adecuada limpieza y terminación. Se prevé la ejecución de la obra a calzada completa con desvío del tráfico a la calzada contraria.