Flores, recuerdos y una funeraria por Internet: el duelo es cada día más digital

Rosas en una floristería de Valladolid. DAVID LOZANO

'Efuneraria' se suma a una ola tecnológica que ha llegado a la venta de flores e, incluso, a los propios cementerios.

Los tiempos han cambiado y los negocios online, sin tienda física, forman parte de nuestro día a día. Adquirimos ropa vía internet, hacemos la compra sin movernos de nuestra casa y, por supuesto, estamos conectados las veinticuatro horas del día a la red, en busca de nuevos productos, ofertas y servicios que ayuden y simplifiquen nuestro día a día. Y es que internet había penetrado en todos los rincones, pero había uno que se le resistía. Hasta ahora.

 

La primera funeraria completamente online se llama 'efuneraria' y nació como pionera en un campo en el que, tal vez por tradición o puede que por desconocimiento, la ola de las compras por internet no había llegado todavía. Presente en Valladolid y otras siete ciudades españolas -Madrid, Barcelona,  Sevilla, Bilbao, Málaga, Cantabria y Zaragoza-, la empresa se encarga, desde de su página web, de todas las gestiones.

 

Una compañía madrileña que nació coincidiendo con el Día de Todos los Santos y que cumple dos años de andadura en un campo tan poco abonado que, a día de hoy, no tienen otra empresa que pueda competir en el negocio en línea.

 

Los recuerdos, siempre acompañados de flores

 

En fechas cercanas al primero de noviembre, y sobre todo el día festivo, los cementerios se llenan de recuerdos y homenajes a familiares y amigos. Algo que forma parte del imaginario español y de las raíces de una sociedad que peregrina portando, en su mayoría, flores. Y si alguien las compra, alguien las vende. 

 

El repunte de ventas en floristerías es considerable durante estas jornadas y representa el 50 por ciento de las compras de ramos y coronas anuales en palabras de Interflora. Además, y según las estadísticas de la red internacional de floristas, el pasado año se produjo un aumento de en torno al 25 por ciento a medida que las fechas de Todos los Difuntos se acercaban. Unas cifras nada despreciables para los comercios que, otro año más, tienen que lidiar con tiendas nativas en línea, y donde los comercios vallisoletanos "junto con el Día de la Madre y San Valentín" obtienen más ingresos, aseguran los comerciantes del sector.

 

Los floristas a pie de calle, en cambio, se muestran divididos. Para algunos, estas fechas señaladas ya no son sinónimo de ventas. "La gente ya no va a una floristería por la dificultad de aparcar el coche o la incomodidad de tener que acercarse a un lugar físico y cargar luego con los productos", comenta la encargada de una céntrica floristería de Valladolid. Además, todos coinciden en que la brecha generacional sigue siendo el principal elemento diferenciador entre las ventas online y las físicas: "la gente de elevada edad, como es lógico, opta más por acudir a tienda y los jóvenes son más dados a comprar por internet", concluyen.

 

'Efuneraria' también se ha apuntado el tanto y dispone de venta online de coronas y ramos de flores. Como un servicio extra, los familiares pueden adquirir arreglos florales esta vez destinados al envío a modo de pésame durante el proceso funerario. Unos servicios que, al contrario que con las funerarias, sí parecen estar bien implantados en cientos de páginas web y en otras tantas tiendas físicas vallisoletanas que han mudado parte de su catálogo a internet para no perder el hilo ni las nuevas oleadas de potenciales clientes que basan su compra en las facilidades que puede aportarte la compra tras la pantalla.

 

La competetición, en cambio y sorprendentemente, no es tan feroz por estas fechas. Las empresas nativas online "no representan una gran competencia en cuanto al Día de los Difuntos", algo que creen que sí que puede ocurrir más a menudo "a diario", según analiza otra de las profesionales. Una tarta de opciones en la que 'efuneraria' se encuentra y que tras numerosos intentos no hemos logrado que aporten su experiencia y opinión al respecto.

 

Un velatorio cada día más ligado a las nuevas tecnologías

 

El duelo ha llegado, irremediablemente, a la red. Ya no nos limitamos a escribir un comentario o mandar condolencias a familiares y allegados a través de correo electrónico, redes sociales y aplicaciones de mensajería, sino que también tenemos en nuestra disposición la adquisición de servicios en una funeraria a través de internet, o el envío de ramos de flores y coronas.

 

Aunque esto no acaba aquí. Hasta los elementos más insospechados han llegado a instaurarse en los cementerios. Ahora podemos llegar a ver un funeral a través de streaming o incluso grabarlo para visualizarlo cuando se quiera. Incluso existen lápidas que disponen de códigos QR que dirigen a páginas con biografías o datos sobre los fallecidos, y cementerios con web propia y geolocalización de las tumbas. Servicios para los que las nuevas tecnologías, al fin, también están presentes.

Noticias relacionadas