Fiscalía pide penas que suman 26 años para cuatro personas detenidas con 10 kilos de speed
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Fiscalía pide penas que suman 26 años para cuatro personas detenidas con 10 kilos de speed

La Audiencia de Valladolid celebra juicio el 9 y el 16 de noviembre, para decidir la sentencia.

La Audiencia de Valladolid celebra juicio los días 9 y 16 de noviembre contra cuatro personas de nacionalidad búlgara, entre ellas un matrimonio, detenidas en febrero de este 2018 tras una operación antidroga en la que se ocuparon diez kilos de speed, cuatro y medio de hachís y 11.000 euros en efectivo en el marco de la 'Operación Queen'.

 

El Ministerio Fiscal, en su escrito de calificación provisional de los hechos, solicita penas que en su conjunto se elevan a 26 años de prisión, en concreto ocho años y multas de 500.000 euros para el matrimonio compuesto por L.L.Z. y T.V.Z, ambos con antecedentes por tráfico de drogas, e idéntica condena para L.V.A, mientras que I.P.P. se expone a dos años de privación de libertad y una multa de 50 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

En el transcurso de dos registros, los agentes del Grupo Octavo de la Policía Nacional de Valladolid, especializado en el tráfico de drogas al menudeo, se incautaron diez kilos de speed, cuatro y medio de hachís, 5 kilos de sustancia de corte, 11.000 euros y varios teléfonos móviles.

 

Además, en un domicilio ubicado en Bailarín Vicente Escudero, utilizado a modo de 'caleta' para el almacenamiento de las sustancias, se desmanteló un completo laboratorio de adulteración y envasado de speed, que, posteriormente, se vendía al menudeo en la calle Pólvora en bolsas de cinco, 50 ó 100 gramos.

 

El valor total de las sustancias intervenidas en el mercado ilícito, una vez adulterada con la sustancias de corte intervenidas, fue cifrado en más de medio millón de euros, correspondientes a cerca de 80.000 dosis de speed.

 

OPERACIÓN

 

La operación arrancó en noviembre de 2017 después de que la unidad policial recibiera informaciones acerca de una pareja que presuntamente se estaba dedicando a la venta de estupefacientes en los alrededores de la calle Pólvora.

 

Los agentes comenzaron a investigar y comprobaron cómo al lugar acudían clientes habituales de los locales nocturnos de la ciudad con numerosos antecedentes.

 

La investigación fue compleja debido a las numerosas medidas de seguridad adoptadas por el matrimonio que se dedicaba a la venta del menudeo para detectar cualquier presencia policial. Los presuntos traficantes disponía de un piso de "seguridad" en Bailarín Vicente Escudero donde almacenaban y manipulaban el speed. Además, utilizaban enlaces para llevar la droga del citado inmueble al de la calle Pólvora.

 

La mercancía, tal y como explicaron en su momento fuentes policiales, se distribuía en locales de ocio de la ciudad y la provincia a través de diversos traficantes que se abastecían en el domicilio del matrimonio para proceder, después, a su venta al menudeo.