Fernando Torres enciende el Calderón

Torres y Godín celebran uno de los goles

El Atlético de Madrid derrotó este sábado al Club Deportivo Leganés (2-0) gracias a un doblete de Fernando Torres, el gran protagonista de la tarde en el Vicente Calderón, para conservar la cuarta posición en Liga tras la jornada 21 y a tres días de visitar el Camp Nou para jugarse el billete a la final de la Copa del Rey.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ATLÉTICO DE MADRID: Moyá; Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis; Gabi, Saúl (Correa, min.46), Koke, Gaitán (Carrasco, min.57); Griezmann (Vrsaljko, min,73) y Fernando Torres.

 

CD LEGANÉS: Herrerín; Bustinza, Insua, Siovas, Víctor Díaz (Alberto Martín, min.72), Rico; Erik Morán (Machís, min.77), Unai López (Samu García, min.62), Szymanowski, Bueno; y Guerrero.

 

GOLES:

1 - 0, min.15, Fernando Torres.

2 - 0, min.51, Fernando Torres.

 

ÁRBITRO: Sánchez Martínez (c.murciano). Amonestó con tarjeta amarilla a Erik Morán (min.30) en el Leganés; y a Savic (min.33) en el Atlético de Madrid.

 

ESTADIO: Vicente Calderón. 37.421 espectadores.

 

 

El equipo del 'Cholo' Simeone no tuvo problemas para vencer a un tímido Leganés que sólo sacó las garras en la segunda mitad. Así ganó el Atleti, sin maravillar a los suyos, pero cubriendo el expediente, nadando y guardando la ropa en lo que fue el último derbi liguero de la historia en el coso colchonero. El Atleti no brilló, pero su versión fue más que suficiente para ganar con comodidad a los vecinos del sur.

 

Los rojiblancos, ajenos al esfuerzo del pasado miércoles, se pusieron el cuchillo entre los dientes, con ganas de resolver cuanto antes para centrar esfuerzos en el Barça. El Atleti presionó la salida del rival y apretó a una zaga que no lo pasó bien en el primer acto, sobre todo con las diagonales de Torres, que hicieron mucho daño a Bustinza. El 'Niño', casualidades del fútbol, evidenció su buen momento ante un rival muy especial para él.

 

El '9' colchonero, que ya fue el mejor frente al Barça, se ganó un sitio en el once, exigió al Lega con su velocidad y abrió el marcador con la pillería que le regaló su Fuenlabrada natal. Él fue quien provocó el penalti tras una falta indiscutible del debutante Siovas y él fue quién remató el error de Griezmann desde los 11 metros.

 

El francés, desconectado todo el choque, tiró blanco y Iago Herrerín pudo parar a una mano, sin embargo, el rechace lo cazó un astuto Fernando Torres. Dieciséis años después del debut con su querido Atleti -en el mismo sitio y contra el mismo rival- controló y voleó para hacer el 1-0 y desnivelar el encuentro. El Lega, por su parte, sufrió en su área, pero se desperezó con el paso de los minutos.

 

Szymanowski lo intentó en un par de ocasiones y Víctor Díaz hizo lo propio con un potente disparo que golpeó en el lateral de la red, pero sin la sensación de poder meter mano al equipo del 'Cholo'. Ni un tiro a puerta de los pepineros en el primer acto. Este sábado no había dudas de quién era el "equipo del pueblo". Pese a esto, el Lega quiso tirar de orgullo en la segunda mitad y enjugar las enormes diferencias.

 

TORRES COMPLETA SU TARDE MÁS FELIZ

 

Los de Asier Garitano mejoraron en el acto final, principalmente merced a la aparición de Samu García, que encontró en Alberto Bueno al mejor socio posible. El Lega creció, lo buscó y cuando mejor estaba recibió la estacada en la espalda. Una asistencia magistral de Gaitán habilitó a Torres, que no falló ante Herrerín con una vaselina sutil.

 

El gol, pese a todo, no mató a un Leganés que siguió intentándolo sin suerte. Bueno tuvo la más clara con un remate en el corazón del área, pero Juanfran despejó el mejor intento de los blanquiazules. Aun así, no había dudas. El vecino pobre atacaba con pistola de agua, el vecino de rojo y blanco lo hacía con el mejor de los cañones.

 

Cuando restó cuarto de hora todo el estadio -desafiando a la lluvia-- se dedicó a alentar a los suyos de cara a la semifinal del próximo martes. Nada importa más en la ribera del Manzanares como apurar la vida y no perder la fe de jugar esa 'final' en su querido Calderón. Mientras llega la espera, y amarrando esa cuarta plaza en Liga, Torres encendió a los suyos y recordó viejos tiempos.