Fernando Rey coloca la primera piedra del instituto de La Cistérniga, cuya inversión superará los siete millones

Fernando Rey en Salamanca (Foto: Arai Santana)

Se prevé que este centro educativo esté finalizado a finales de septiembre de 2020.

El consejero de Educación, Fernando Rey, ha colocado este viernes la primera piedra del IESO del municipio vallisoletano de La Cistérniga, cuya inversión superará los siete millones de euros que incluyen la redacción y dirección de la obra, con 326.763 euros, junto con la ejecución de las obras, que se adjudicaron por 6.406.554,79 euros, a la que se añade la dotación del equipamiento estimada en 350.000 euros. El 28 de enero se iniciaron los trabajos y, tras 20 meses de ejecución, se prevé que este centro educativo esté finalizado a finales de septiembre de 2020.

 

Este centro educativo, al tratarse de un IESO, un Instituto de Educación Secundaria Obligatoria ofertará los cuatro cursos de Enseñanza Secundaria y será de cuatro líneas, es decir, de 16 unidades de esta etapa educativa, cuatro por cada curso.

 

Rey ha mostrado, en declaraciones recogidas por Europa Press, su confianza en que las obras vayan a buen ritmo y el nuevo instituto entre en funcionamiento el curso escolar 2020-2021, al tiempo que ha indicado que no puede precisar cuántos alumnos estrenarán dicho centro, pero la estimación es que comience con unos 200 escolares de primero y segundo de ESO y, curso a curso, vaya acogiendo a más estudiantes para completar los cuatro cursos de ESO.

 

No obstante, el consejero de Educación ha señalado que en el caso de que en el curso 2020-2021 se completasen los cuatro grupos de primero de ESO, la Consejería asignará a los profesores que sean necesarios para atender a los alumnos. "La Consejería estará muy atenta a la matriculación del alumnado en su puesta marcha para que esté dotado del profesorado que requiera", ha enfatizado.

 

Los centros de Primaria que se adscribirán al futuro IESO de La Cistérniga serán los dos colegios de Educación Infantil y Primaria de la localidad, el CEIP 'Feliz Cuadrado Lomas', con un total de 397 alumnos y, el CEIP 'Joaquín Díaz', que cuenta con 466, por lo que se espera que la nueva infraestructura sea el centro de referencia de Educación Secundaria de los escolares de ambos colegios.

 

El nuevo centro se ubicará en una parcela de 15.000 metros cuadrados situada en el paraje denominado 'Cuesta de San Cristóbal', en la calle Miguel Hernández, de dicha localidad vallisoletana.

 

CUATRO LÍNEAS


En el proyecto prevé la construcción de un instituto de cuatro líneas --16 unidades de Educación Secundaria Obligatoria--, con una superficie útil de 4.835 metros cuadrados, con las necesidades educativas habituales de un centro de estas características, y una reserva para la futura construcción anexa si procede en el futuro de una ampliación.

 

De esta forma, los espacios comprenden una zona docente con 16 aulas polivalentes, cuatro aulas de diversificación, dos aulas de música, dos aulas de informática, dos aulas de plástica y visual, dos aulas taller de tecnología, dos laboratorios, diez departamentos, sala de usos múltiples y biblioteca; una zona de administración, con despachos dirección, secretaría, jefe de estudios, sala de visitas, sala de profesores, despacho del Ampa, despacho alumnos, conserjería y reprografía; y servicios generales que albergarán los cuartos de telecomunicaciones, limpieza, contadores, entre otros espacios.

 

El proyecto también incluye la construcción de cafetería y gimnasio y espacios exteriores con pista polideportiva, aparcamiento y zona ajardinada. Una vez finalizada la obra, se procederá al equipamiento del centro con una inversión aproximada de 350.000 euros.

 

Como singularidad de este proyecto, hay que destacar que debido a las prestaciones que contempla se ha presentado su candidatura para participar en el Proyecto Europeo Life, en el proceso de concurrencia competitiva con el título Life Agora. En el proyecto participan Italia, Lituania y España. El presupuesto total del proyecto es de 3.458.526 euros, del cual es elegible 1.911.558 euros y financiable un 55 por ciento, es decir, 1.051.356 euros. La Fundación Cartif es el socio coordinador del proyecto y, el coste total estimado de participación de la Consejería de Educación para la implementación de este proyecto es de 1.349.721euros, de los cuales la Unión Europea aportará 236.750 euros.

 

En caso de que este proyecto resulte elegido --se conocerá en los meses de marzo o abril--, se llevarán a cabo diversas acciones que redundarán en la reducción del consumo de energía del edificio.

 

Así, Life Agora aborda la demostración de tecnologías innovadoras para mitigar los efectos del cambio climático y conseguir edificios educativos neutros en emisiones. Este sector es singular por su potencial de dirigirse a alumnos y familias como vehículos para una concienciación, logrando un mayor impacto en la reducción del consumo de energía. La demostración del efecto de las medidas técnicas y de comportamiento planificadas para mejorar la eficiencia en el consumo de energía se llevará a cabo en tres colegios de España, Italia y Lituania.

 

Life Agora también desarrollará dos herramientas innovadoras de apoyo a la toma de decisiones, diseñadas específicamente para las autoridades educativas. Por un lado, se desarrollará una plataforma Big-data que incluirá los consumos energéticos de al menos 195 centros educativos, y por otro, una plataforma para definir los escenarios más eficientes energéticamente en el diseño de edificios nuevos o rehabilitados. A través de ella se diseñarán 14 edificios educativos de 7 países de la UE (España, Italia, Lituania, Hungría, Eslovenia, Croacia y Letonia) y, cabe destacar que 22 entidades del sector apoyan el Proyecto.

 

El despliegue de las medidas técnicas y de comportamiento en los tres edificios se realizará durante dos años. Todas ellas se reflejarán posteriormente en informes con el análisis energético para los usuarios finales, para concienciar a la comunidad educativa y a las administraciones.

 

Se prestará especial atención a la transferencia de resultados a nivel local, nacional y europeo; mediante juegos, seminarios y talleres. Además, el proyecto prevé una amplia variedad de acciones de difusión, como la organización de 13 seminarios de capacitación para usuarios finales o la organización de tres talleres a nivel naciones --uno por país--, un taller organizado a nivel de la UE y un evento final de Life Agora.