Fernando Arribas: "Un ilusionista no debe simplemente saber hacer magia, sino otras muchas cosas"

El mago vallisoletano atiende a TRIBUNA para hablar de su nuevo espectáculo y hacer una pequeña retrospectiva de su historia y sus logros en el mundo del ilusionismo.

Fernando Arribas Negro es un mago ilusionista procedente de Valladolid galardonado en diversos certámenes internacionales y ostenta el rango de fundador y director de la primera carrera española de Ilusionismo en el Centro Universitario María Cristina adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. Y este 15 de diciembre, junto a su hijo y también premiado internacionalmente mago, Samuel Arribas, ofrecerán en la Feria de Valladolid (18:00 horas) el espectáculo '4 Manos Mágicas', lleno de efectos y guiños culturales, y guiado por 'Houdínez', un muñeco interactivo en pantalla que hará las funciones de viejo profesor de magia.

 

PREGUNTA: ¿En qué consiste este show? ¿Qué cree usted que puede ofrecer al espectador?

RESPUESTA: Es un espectáculo que hacemos mi hijo y yo, y este domingo es el estreno. Es la primera vez que hacemos un espectáculo en conjunto. Ambos llevamos muchos años actuando, pero hacerlo en conjunto es la primera vez, de ahí el nombre, '4 Manos Mágicas'.

El espectáculo consiste en la apasionante historia del ilusionismo, contando con un muñeco virtual que irá contando esta historia en intervenciones cortitas, y siendo el presentador dando paso a nuestros números de escapismo si habla de Harry Houdini, o de magia general al mencionar a Robert Houdin... haciendo varias salidas al escenario  en las cuales uno u otro, o ambos, vamos realizando diferentes intervenciones escénicas con diversas especialidades del ilusionismo y la magia escénica, no la magia de cerca.

Para el espectador además puede ofrecer una parte un poco cultural al contar la historia de la magia mediante el muñeco aunque sea en intervenciones pequeñas de alrededor de 1 minuto cada una, porque tampoco pretendemos que deba haber una conferencia al respecto. 

 

P: ¿Afronta con ilusión esta representación con su hijo, Samuel Arribas?

R: Claro. Para mí es un orgullo primero el que haya continuado con la profesión, y segundo contar con él también, porque además es campeón de España y subcampeón de Latinoamérica, y poder hacer un espectáculo entre los dos me llena de orgullo, entonces la ilusión por supuesto que la tengo arriba del todo para este espectáculo.

 

P: En el espectáculo se irá viendo la historia del ilusionismo pero, a modo más personal, ¿cómo surgió su propio acercamiento a este mundo?

R: A mí me gustaba mucho la farándula en todos sus aspectos, tanto contar chistes y hacer teatro como tocar instrumentos musicales. Entonces, cuando tenía 14 años me apasionó, me hicieron un primer juego en mis manos y me llenó totalmente, y a partir de ahí empecé a tener contactos, investigando a ver cómo se podían hacer los juegos de magia, y poco a poco fui metiéndome y progresando. 

 

P: ¿Cómo es el oficio de ilusionista?

R: Primero es un oficio de artista, como los actores de teatro u otros tienes que ir a actuar allí donde te contraten. 

Y el ilusionismo es una profesión que encanta y apasiona, al menos tanto a mí como a los otros magos que he ido conociendo, porque al fin y al cabo estamos divirtiendo, asombrando e ilusionando a la gente, lo que hace aún más falta en estos tiempos. Este trabajo es maravilloso, aunque también puede ser llamado 'hobby', porque al disfrutar tanto de esta manera de conseguir tu salario es muy gratificante.

 

P: Usted es el director y director académico de la carrera de Ilusionismo en el Real Centro Universitario Escorial-María Cristina. ¿Qué supuso para usted lograr instaurar este título?

R: Desde luego, fue mi quimera. Yo había estado ya hacía unos 15 años en la Universidad de Valladolid impartiendo durante tres años una asignatura llamada 'El ilusionismo y su historia', pero era de extensión universitaria y de libre elección, y al entrar el plan 'Bolonia' todo este tipo de asignaturas hubo que quitarlas.

Desde entonces, estuve buscando la posibilidad de alguna forma ofrecerlo en algún sitio, de poder hacer hacer unos estudios completos sobre el ilusionismo. Fue complicada la cosa, y cuando pudo surgir hace 7 años en el Real Centro Universitario María Cristina de San Lorenzo del Escorial se 'abrieron los cielos'.

Siempre había pensado que debía dejar a la siguiente generación ese paso hecho de que el arte escénico del ilusionismo fuese considerado un arte mayor por así decirlo. Sin embargo, un ilusionista no debe simplemente saber hacer magia, sino otras muchas cosas como son la presencia en el escenario, saber de foniatría y hablar, de sonido e iluminación, comunicación, pantomima... un montón de cosas y, sobre todo, lo primordial el saber emocionar. Eso no se aprende con vídeos y juegos online, sino que debe aprenderse con gente especialista y diferentes especialidades que te enseñen estas cosas.

Esto no es muy conocido, pero España en los dos últimos campeonatos del mundo ha quedado en primera posición del medallero mundial, los dos últimos grandes premios han sido españoles también, y en la magia de cerca siempre nuestro país ha sido la primera potencia, además de que últimamente está en la magia del escenario. De modo que contacté con los primeros magos, primeras varitas de todo el mundo que muchos son españoles, para que cada uno pudiese dar su especialidad, y todos quisieron formar parte de este proyecto como parte de la historia del ilusionismo.

El elenco de profesores que tenemos es extraordinario, y cualquier mago un poco aficionado, que ve nuestro listado de profesores y que todos los mejores magos están ahí metidos, constata que esto es una cosa seria.

 

P: ¿Cómo ha ido siendo la acogida por parte de los interesados en cursarla durante estos años?

R: No somos muchos los magos que hay en el mundo en general, es una profesión minoritaria, porque hace falta empezar por la habilidad para hacer los juegos. Igual que para la música no todo el mundo sirve porque puede tener o no oído, en magia también tienes que tener sentido mágico, porque aunque para nosotros sea algo lógico, si no es mágico para el público no sirve. Si este detecta o sospecha cómo se ha realizado el efecto, ya no es válido, porque ya le has roto la ilusión y ha pasado al mundo de la lógica, lo cual no vale.

Entonces, no es que todo el mundo valga, pero sí que se pueden aprender cosas sencillas y cada uno podrá seguir un estilo, sea magia para niños, el mentalismo o la manipulación. 

Respecto a la acogida, ha sido muy diversa, con diversas edades desde jóvenes hasta mayores incluso llegando a tener alumnos de 70 años, y de diferentes sexos aunque es cierto que hay muchos más hombres que mujeres. Y todos estos años hasta ahora hemos estado completando los cursos.

 

P: ¿Algún consejo para todo aquel que quiera iniciarse en este mundo?

R: Yo no soy partidario de que aprendan los juegos que se explican en Internet, porque estoy viendo que la gente que quiere explicar online son personas que normalmente no saben ni enseñar ni hacerlo bien, y se están aprendiendo mal muchos conceptos de magia. Hay personas que cuando hay mucha gente que sabe algo, se siente muy bien presumiendo de ello, y entonces se aprende unos juegos de Internet y por demostrarlo se propone enseñarlo, lo que no es muy recomendable.

Sí que aconsejaría a todo aquel que quiera empezar con el ilusionismo que se apunte a algún curso, que hay muchas academias no en Valladolid pero sí en Madrid, o comprar algún libro de magia que los hay maravillosos.

Comentarios

Yo 12/12/2019 23:53 #1
Puedes hacer desaparecer a morrochoto?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: