Fermoselle, sitiada por el fuego, sigue en alerta a pesar del control de algunos focos

El viento, que avivó el sábado las llamas, parece haberse tomado hoy un descanso, lo que ha hecho además que se vea menos humos desde el pueblo.

El fuego que ha rodeado prácticamente la localidad zamorana de Fermoselle se originó hacia las tres de la madrugada de la noche del viernes al sábado en cinco puntos, lo que hace presumir que fue intencionado.

 

Esta mañana de domingo, con menos viento sobre la zona, los focos parecen controlados, aunque el sábado se dieron las mismas circunstancias y el viento de repente avivó una vez más el fuego, por lo que los vecinos de Fermoselle han pasado la noche en vela haciendo guardias por el miedo de que un cambio de direción de las llamas las metiera de lleno en el pueblo.  

 

El delegado territorial de la Junta en Zamora, Alberto Castro, declaró el sábado el nivel 2 de peligrosidad a las 16.28 horas de ayer por la posible afección a la localidad de Fermoselle, según establece el Plan de Incendios de Castilla y León, y se ha constituido el CECOPI (Centro de Coordinación Operativo Integrado) en la Delegación Territorial de la Junta, con la colaboración de la Subdelegación del Gobierno, la Guardia Civil y Protección Civil, tanto de España como del Gobierno autonómico.

 

Como medida de precaución, se desalojó la residencia de la tercera edad “Conchita Regojo”, cuyos residentes fueron trasladados inicialmente al pabellón polideportivo de la localidad. El CECOPI ha organizado además su traslado posterior a una residencia de estudiantes situada en Muga de Sayago, adonde han sido evacuados en un autobús y vehículos adaptados para personas con movilidad reducida. Para ello, se ha contado con la colaboración de Cruz Roja, que ha enviado al lugar tanto personal especializado en intervención en emergencias como vehículos de apoyo.

 

Los medios que tomaron parte el sábado en el operativo han sido dos técnicos, nueve agentes medioambientales, diez helicópteros, dos aviones anfibios, dos aviones de carga en tierra, siete cuadrillas helitransportadas, otras seis cuadrillas por tierra, siete autobombas, cinco máquinas bulldozer y dotaciones de bomberos tanto del Ayuntamiento de Zamora como de la Diputación, con unos efectivos de alrededor de cien personas. A la llegada del ocaso, los medios aéreos se retiraron de la zona y con el nuevo día ya han comenzado a trabajar de nuevo.

 

A consecuencia del incendio, permanecen cortadas tres carreteras en los alrededores de Fermoselle, en concreto la CL-527, la ZA-316 y la ZA-L-2215.

Noticias relacionadas