Familiares de hospitalizados en Valladolid que no pueden recibir visitas: “Es indecente e inhumano”
Cyl dots mini

Familiares de hospitalizados en Valladolid que no pueden recibir visitas: “Es indecente e inhumano”

Hospital Río Hortega. J.A.G.

Se quejan de que durante todo el fin de semana no han sido informados oficialmente sobre la evolución de los pacientes ingresados

La suspensión de las visitas de familiares y acompañantes a todos los pacientes ingresados en los hospitales vallisoletanos Clínico Universitario, Río Hortega y el de Medina del Campo dictada por la Consejería de Sanidad ante el empeoramiento de la situación derivada de la pandemia, ha enervado a muchas familias que han visto como han permanecido sin noticias oficiales durante todo el fin de semana de sus familiares hospitalizados.

 

“Es muy fácil legislar desde un sillón. Lo que me parece aún más escandaloso es que lo hagan dos médicos de profesión como el señor Igea y la señora Casado”, se quejaba amargamente una joven que no ha podido visitar desde el pasado 23 de octubre a su padre ingresado en el Hospital Río Hortega. “Yo no digo que se dé carta abierta a todas las visitas, pero creo que algunos pacientes ingresados necesitan casi más la presencia de algun familair que los propios cuidados médicos”, argumenta. "Quizá donde habría que poner el foco sería en las fiestas ilegales, en los botellones y en todas esas actitudes que deberían ser sancionadas firmemente y no en privar a personas hospitalizadas de una mínima visita diaria".

 

Las redes sociales recogen testimonios angustiosos de familiares que han permanecido sin noticias de sus seres queridos ingresados en algunos de los hospitales vallisoletanos. Es el caso de un vallisoletano que prefiere mantener su anonimato. Desde hace varios días un familiar permanece ingresada en el Clínico. “Lo de dejar abandonados a los ingresados en hospitales con necesidad de cuidadores es indecente e inhumano. Para los enfermos y para las familias” y puntualiza: “48 horas sin que nadie informe oficialmente del estado de un familiar en el Hospital Clínico al que privan del consuelo de un acompañante” y se pregunta: “¿lo ven normal señores doctores Igea y Casado”.

 

Asimismo, este ciudadano que ha vivido momentos angustiosos durante todo el fin de semana, cree que la soledad para los pacientes hospitalarios es “inhumana”. “Personas que se desorientan, que no comen bien por sí mismas, que seguramente no podrán ni pasear por el pasillo o ver una cara conocida, ¿realmente es normal?”, concluye, antes de aclarar: "Y no es una crítica a los profesionales de la Sanidad, que son estupendos y seguro que están desbordados, sino a los dirigentes políticos"

 

Estas restricciones se mantendrán hasta que se normalice la situación epidemiológica derivada del Covid-19 y se aplicarán independientemente de la patología, así como en el acompañamiento en régimen ambulatorio y centros de salud, salvo en situaciones especiales, según dictó la Consejería de Sanidad.

 

Pues bien, no se debió considerar el siguiente caso como una situación especial. Lo ha denunciado Esperanza de Miguel en Redes Sociales, quien critica que no se le permitiera a una persona con discapacidad mental acudir al servicio de Urgencias del Clínico Universitario acompañada de un familiar. “Aparte de una práctica deshumanizante, genera probablemente una mala praxis, al ser el paciente incapaz de proporcionar datos para realizar una anamnesis básica” y prosigue: “además el paciente se desorienta, se angustia y provoca una alteración que impide que se presente la atención necesaria a lo que ocurre y sí a su sedación, en detrimento de la salud”, explica.

 

TRIBUNA ha intentado ponerse en contacto con algún responsable de la Consejería de Sanidad para que expresara su opinión acerca de todas las quejas y de las medidas adoptadas, aunque por el momento no se ha recibido respuesta alguna.

 

Noticias relacionadas