Fallece a los 53 años el cantante y compositor George Michael

George Michael

El cantante británico George Michael ha fallecido "pacíficamente en su domicilio" a la edad de 53 años, según ha confirmado este domingo su publicista a la cadena británica BBC.

La Policía británica no ha encontrado indicios de "circunstancias sospechosas en la muerte" de quien fuera integrante del grupo Wham antes de iniciar una exitosísima carrera en solitario durante la década de los 90.

 

"Con gran pesar, podemos confirmar que nuestro amado hijo, hermano y amigo George Michael, ha fallecido en paz en su domicilio durante esta Navidad. La familia quiere pedir privacidad y respeto en estos momentos difíciles y emotivos y no habrá ningún comentario más al respecto en este momento", según el comunicado de su defunción.

 

El cantante, compositor e ídolo pop, cuyo nombre real era Georgios Kyriacos Panayiotou, vendió más de 100 millones de discos durante cuatro décadas de carrera. En 2011 George Michael contó que seguía vivo de “milagro” después de haber superado una grave neumonía que le obligó a estar hospitalizado en Viena. Esta dolencia le obligó a cancelar su gira en aquel año.

 

Nacido en Londres el 25 de junio de 1963, Georgios Kyruacos Panayiotou fue cantante, compositor y productor de música. Antes de iniciar su carrera en 1987, el artista obtuvo grandes éxitos junto a su amigo Andre Ridgeley con el dúo Wham! vendió más de 100 millones de discos en todo el mundo y obtuvo numerosos reconocimientos, como tres premios Brit, cuatro MTV Video Music Awards, tres American Music Awards y dos premios Grammy.

 

A principios de la década pasada, el cantante admitió tener problemas de depresión, enfermedad que trató tomando Prozac y fumando cannabis, consumo que mezclado con el alcohol que dio lugar a varios incidentes. En febrero de 2006, Michael fue arrestado por primera vez por posesión de drogas. Unos meses después, en mayo, fue descubierto dormido al volante de su Range Rover en Londres y en octubre fue hallado inconsciente en su Mercedes-Benz Clase S.

 

En diciembre de 2009, en una entrevista a The Guardian, el músico aseguró tener controlado el consumo de cannabis y que solo fumaba ocho porros al día frente a los 25 que había llegado a consumir. Pero meses después volvió a empotrar su coche contra una tienda, acto por el que fue condenado a cumplir ocho semanas de prisión.

 

Sus últimos desencuentros con la policía fueron hace seis años. En el verano de 2010, Michael se declaró culpable de conducir bajo los efectos de las drogas ante la Corte de Magistrados de Square Highbury. Además de una condena de ocho semanas de prisión y multa, la estrella musical no podría conducir durante cinco años. Un mes después fue condenado a dos meses de reclusión penitenciaria en la cárcel de Pentoville por conducir bajo los efectos de la marihuana.
 

Noticias relacionadas