Expedientes Ovni: Cuando la Plaza Mayor de Valladolid fue testigo de un extraño acontecimiento

Plaza Mayor de Valladolid. A. MINGUEZA

Muchas personas aseguran haber sido testigo el 16 de septiembre de 1965 en Valladolid de un avistamiento OVNI. Defensa ha desclasificado algunos expedientes, que concluyen con un claro maquillaje de algunos fenómenos.

"16 de septiembre de 1965, Plaza Mayor de Valladolid, 16.00 de la tarde…"

 

Así se iniciaba el artículo publicado por Tribuna de S. A. Ramos, describiendo uno de los fenómenos más singulares ocurridos en la ciudad. Hasta 300.000 personas pudieron haber sido testigos de algo sin explicación lógica que pudiera dar solución a lo que vieron con sus ojos a 2.700 metros sobre sus cabezas. Los radares aéreos saltan, no cabe la menor duda de que había algo ahí arriba. H. Carrión, piloto de aviación civil que se encontraba de servicio sobrevolando Tordesillas pudo constatar los hechos desde una perspectiva más elevada sin poder dar una explicación lógica de lo ocurrido.

 

Pero este caso acontecido en la ciudad no es un hecho aislado, pues ya era frecuente sobre todo en la época de los 60 a nivel nacional encontrarse réplicas de avistamientos en el firmamento español de los cuales la gran mayoría comparte puntos en común y patrones similares. Sin ir más lejos, en la circunscripción de la localidad de Valladolid, en Villanubla, el 11 de enero de 1984 y también en 1968 Villalón de Campos, se registraron más fenómenos declarados.

 

En la Península los organismos que controlan nuestro espacio aéreo son dos, la Aviación Civil y por el Ejército del Aire, y en este segundo es en el que ahondaremos pues recientemente ha habido una “Desclasificación de Expedientes” relativos a la cuestión OVNI.

 

 

Ya en 1991 comenzó el proceso para iniciar la desclasificación y no fue hasta el año siguiente que los primeros documentos verían la luz. Fue un duro comienzo para los responsables que recibieron duras críticas por parte de los expertos y el público en general, pues he podido constatar que se tratan de expedientes muy pobres, lo cual hace fácil entender la polémica que levantaron en su día, pues revelan una clara manipulación.

 

Ha sido un goteo de documentos a lo largo de siete años hasta alcanzar el 1998, año en el que termina la desclasificación. Siete años de documentos enmascarados que buscaron desacreditar los testimonios de gente, informes de radar, incluso los propios pilotos de aviones de combate que salieron en 'scramble' (maniobras muy rápidas de interceptación), sin embargo, aunque los pilotos dan un claro testimonio de lo que vieron, no encontraremos al menos por ahora sus respectivos expedientes reales, pues en la inmensa mayoría no se les da crédito y concluyen clasificándolos como “Globo Sonda”.

 

Aquí es donde el estimado lector que lo desconozca ha de saber que un Globo Sonda es un elemento aerostático utilizado para elevar al firmamento instrumentos de medición meteorológica y recoger datos. Se trata por lo general de instrumentos de tamaño moderado, de recorrido en ascenso vertical, predecible, de velocidad sostenida y con nula capacidad de maniobra. Era la coartada perfecta para justificar lo que se les escapaba de las manos, y a esto se sumaba el desconocimiento por parte de la gente de tales aparatos.

 

La Biblioteca virtual de Defensa ha puesto a disposición de cualquiera con un acceso a internet a golpe de click de “todos” estos desclasificados, todos los que han decidido colocar, ya que, de los más interesantes, con mayores evidencias, los que reflejan tales maniobras y las detecciones de radar sencillamente no figuran. No existen o figura Globo Sonda como conclusión.

 

 

Esto llegó hasta tal punto que el periodista A. Gonzalez Retuerce en un vuelo inaugural Málaga-París repleto de otros periodistas y autoridades del momento, a su paso sobre La Rioja, pudo filmar de primera mano durante buen rato un objeto volante no identificado próximo al avión en el que ellos se encontraban y es aquí donde el agregado militar de la embajada española al llegar a París le requisó tal filmación bajo amenaza de retirada de su pasaporte. Dicha grabación desapareció, nunca salió a la luz. La conclusión para aplacar las llamas fue simple y en este punto casi deducible: Un globo sonda.

 

Quizá muy llamativo pueda resultar uno de los últimos expedientes en el año 1995. En este expediente se modificó la hora de los hechos para hacerla coincidir con la aparición del planeta Venus, que se presentó como objeto del avistamiento.

 

Entonces ¿Por qué se trata de maquillar el fenómeno OVNI? ¿Es indicio de que hay algo escondido que por interés se mantiene oculto a toda costa? ¿Qué utilidad tiene desclasificar archivos cuyo contenido no es veraz o esta debidamente retocado? Evidentemente, hay datos que se ocultan y otros que se modifican, ya sea por propio interés de quienes lo ocultan, o por miedo a la reacción del público y su desconocimiento de una realidad subyacente con la que no se sabría tratar. ¿Quizá algún día podamos saber la verdad?

 

La semana que viene abordaremos un nuevo caso esclareciendo los enigmas que nos rodean, como ya saben, navegando Entre Dimensiones.

Comentarios

Ana 24/04/2017 19:08 #3
A mi m parece una buena investigacion Yo si lo creo Ademas porque no creer en algo q no ves? En la religion se hace! A mi m parece un articulo muy interesante
venga ya, mas bajo no se puede caer 24/04/2017 18:23 #2
lo que faltaba ... ya no quedan mas cosas para idiotizar a la gente?
Ataulfo 23/04/2017 20:15 #1
Fui testigo de ese avistamiento que duró cuatro horas durante las cuales pude observar, con un telescopio, como de la nave principal salían y entraban una serie de objetos esféricos de mucho menor tamaño.Tuve la suerte de conocer y mantener durante años una buena amistad con el padre Antonio Felices, que por su condición de sacerdote y experto en ufología a nivel internacional merece todo crédito, el cual, y esto pocos lo saben, llegó a tener contactos en "tercera fase" entre otras experiencias que por respeto a su memoria y la promesa que hice de no divulgarlas guardo para mí. Igualmente conocí mucho a Heliodoro Carrión, piloto civil, que desde su avioneta tuvo ocasión de observar desde mas cerca aquella nave triangular que el definió por su comportamiento y gigantescas dimensiones como "algo que no era terrestre", y durante los mas de veinte años que dediqué al periodismo de investigación tengo que reconocer que me encontré con fenómenos mucho mas relevantes que se han ocultado a la opinión publica.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: