Estudiantes de la Universidad de Valladolid elaboran un estudio sobre los Millennials y la Banca

Adrián Martin, Carla Prados y Héctor Rivera, con Alfonso Gadea en Vacolba.

“Millennials vs Banca" ahonda en las relaciones de los jóvenes con las entidades bancarias y en cómo las ven en la actualidad y qué esperan los millennials de la banca del futuro.

 

Adrián Martin, Carla Prados y Héctor Rivera, estudiantes del Grado en Marketing e Investigación de Mercados de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UVa, han sido los encargados de realizar el estudio “Millennials vs Banca" durante su estancia en prácticas en la compañía vallisoletana Vacolba. De la mano de su director de Comunicación, Alfonso Gadea, los tres estudiantes han dedicado una parte de sus prácticas a investigar cómo ven los millennials universitarios a la banca y qué esperan de ella en el futuro, incluidos aspectos como los hábitos y necesidades de los jóvenes en sus relaciones bancarias, la percepción que tienen actualmente de las entidades bancarias y cuáles serían las expectativas de éstas para captar y fidelizar a los millennials (los nacidos entre 1980 y 2000).
 

En el estudio se recogen respuestas de más de 200 participantes, de entre 18 y 22 años, y la gran mayoría de ellos estudiantes universitarios, de los cuales 3 de cada 4 no tenían trabajo ni salario formal. De las respuestas dadas por los consultados, se estableció que el 95,3% de los millennials universitarios son clientes actualmente de una entidad bancaria. Según datos del propio estudio, del total de los estudiantes con cuenta en un banco, un 56,5% son clientes de su entidad bancaria por la herencia de sus padres que le abrieron una cuenta cuando eran pequeños; el 17,3% porque las circunstancias personales les han llevado a buscar nuevas alternativas con cero comisiones en el extranjero por Erasmus, por ejemplo; un 12,6% porque les hicieron una oferta cuando empezaron la carrera y crearon el carnet de la universidad, y un 7,9% por aspectos de comodidad, como cercanía a la sucursal. Entre otras razones de menor peso están recomendaciones de amigos, buena plataforma o contenido online, ventajas en operaciones internacionales o simplemente tener guardado el dinero en un sitio seguro.
 

A la pregunta de si prefieren tener una relación física o digital con el banco, tan sólo un 5,2% de los millennials prefiere un banco que sea totalmente online frente al 22,8% que prefiere la sucursal física tradicional, alegando que les transmite más confianza. El 34,7% prefieren un banco online pero que disponga de sucursal física, y un 43,5% afirman necesitar la sucursal física para posibles dudas que puedan surgir ya que “para unas cosas la sucursal de ir y preguntar cara a cara está mejor y para otras pues simplemente con una plataforma online vale".
 

Otro dato relevante del estudio es la percepción que los millennials tienen de la banca actual y los aspectos que más valoran en una entidad bancaria y su satisfacción en relación a ellos. Según las respuestas dadas, se puede destacar que seguridad y confianza son los aspectos más importantes para los millennials con un 67,9%. Después características como la simplicidad de las gestiones (64,8%) y reducidas comisiones (64,2%) son también muy valoradas. Le siguen personalización, digitalización de los servicios y tipos de interés de los depósitos con un 46,1%, 40,9% y 35,8% respectivamente. Finalmente, los aspectos menos valorados son la imagen de la entidad bancaria y los regalos.
 

En opinión de Alfonso Gadea, quien ha sido su tutor en las prácticas en Vacolba, "este estudio refleja que las necesidades intrínsecas de los millennials, tanto físicas como emocionales, siguen siendo las mismas que en anteriores generaciones; lo que cambian son las funcionalidades digitales que les permiten elegir el entorno de la prestación del servicio". El director de Comunicación de Vacolba reconoce que "este estudio ha resultado muy fructífero para los alumnos porque se han sentido responsables de un proyecto y han podido aplicar los conocimientos adquiridos en la Universidad de Valladolid".
 

A lo largo del estudio se recogen múltiples preguntas que dan respuesta al título del proyecto y que pueden servir como base para continuar con la investigación iniciada por estos tres estudiantes de la Universidad de Valladolid.