Estudiante de la UVa; ¿Irse de Erasmus entre la incertidumbre de la pandemia?

Algunas alumnas de la Universidad de Valladolid cuentan por qué han decido seguir o no adelante con este programa que ofrece la experiencia de estudiar fuera de España.

Visitar nuevos lugares, conocer distintas culturas, hacer nuevas amistades, aprender o mejorar otro idioma. Estos son solo algunos de los atractivos que llevan a los estudiantes a optar por pasar fuera de España algún curso o algunos meses durante su vida universitaria. Muchos son los que deciden vivir esta experiencia sin dudarlo, sin embargo, este año las dudas sí han aparecido y en algunos casos han echado para atrás a los estudiantes.

 

La pandemia ha dejado al mundo envuelto en una constante incertidumbre y el Erasmus no es una excepción. El miedo al virus, el no saber cómo van a ser las clases, qué hacer en caso de que se repita la situación vivida meses atrás, o no conocer hasta qué punto puede llegar a cambiar esta experiencia en el extranjero con respecto a las que han vivido alumnos anteriores, son algunos de los motivos por los que la probabilidad de aceptar el Erasmus este curso se ha balanceado.

 

SEGUIR ADELANTE CON EL ERASMUS

Al igual que algunos alumnos de la Universidad de Valladolid han preferido rechazar esta beca y continuar el curso como el resto de años, otros han decidido seguir adelante a pesar de la incertidumbre. Esther Bellido y Lidia Mucientes son dos de ellas, estas dos alumnas de la UVa van a dejar España dentro de poco y van a adentrarse en la experiencia Erasmus durante nueve meses en Portugal y Polonia, respectivamente.

 

Esther Bellido va a continuar con su grado en Publicidad y Relaciones públicas en la ciudad de Lisboa, Portugal, y, aunque habla de unas expectativas “bastante rebajadas” con respecto a las que tenía por ejemplo en febrero, no parece preocupada: “Portugal me da mucha tranquilidad en muchos sentidos, entonces en mi cabeza me imagino al Erasmus desarrollándose con normalidad, dentro de que ahora mismo nada es normal, pero con cuidado y respetando las medidas, no creo que tenga que ser algo catastrófico y que tengamos que renunciar a un Erasmus con lo que todo eso implica”.

 

La estudiante de Publicidad y RRPP es consciente de que va a haber muchas cosas a las que renunciar “de alguna manera, como por ejemplo fiestas multitudinarias, pisos llenos de gente a los que la mayoría no conoces” y todo eso, apunta, “va a tener que cambiar, pero no mucho más”, espera Esther.

 

Las expectativas de Lidia Mucientes, estudiante de Periodismo cuyo destino este curso es Katowice, Polonia, tampoco son muy altas. Explica que durante este tiempo “el tema Erasmus ha sido más como una carga”, pues no recibían indicaciones por parte de la universidad y “ahora todo está volviendo a empeorar”, por lo que “todo es una incertidumbre”.

 

Esta situación ha acompañado a los alumnos todos estos meses y ha dificultado el camino hacia el Erasmus, repleto de dudas tanto relacionadas con los trámites como sobre la situación con el COVID19. Ambas estudiantes explican que desde la UVa no les han dado “ninguna indicación sobre qué hacer o algún consejo”. “Si  volvemos a la situación de estos meses atrás no sabemos qué pasará, no he recibido nada de información y si no la he recibido ya, no creo que la reciba”, apunta Esther.

 

Desde la Universidad de Katowice, sin embargo, Lidia sí que ha recibido algo de información vía email: “Nos han comentado que intentarán en la medida de lo posible que las clases sean presenciales pero que si la situación no lo permite serán mixtas u online en su totalidad”.

 

A pesar de las dificultades, ambas están deseando vivir esta experiencia. Lidia cuenta que en ningún momento se planteó rechazarlo, “creo que es una oportunidad que no todo el mundo tiene y que, a no ser que la situación no lo permita, hay que aprovecharlo”. En lo que sí que ha pensado es en reducirlo a un cuatrimestre, pero no abandonarlo: “he seguido con ello por intentar aprovecharlo aunque sea unos meses en lugar del curso entero”.

 

Esther por su parte tuvo un momento de duda cuando la situación era crítica, por el mes de mayo, veía muy de cerca la posibilidad de que se suspendieran los Erasmus: “Pero luego pensé, si al final no me voy que sea realmente porque me lo han cancelado y no porque lo haya hecho yo y luego salga todo adelante y me hubiera podido ir perfectamente”. Asegura que después de eso ha mantenido firme su decisión.

 

Esta firmeza viene acompañada de la confianza que pone la estudiante sobre el país portugués. “Como ya he comentado, Portugal me da tranquilidad, probablemente si mi destino fuera Italia lo hubiera cancelado. Pero en Portugal creo que no tienen para nada una situación parecida a la que podamos tener en España”, considera que allí se ha actuado de una manera “más sensata y tienen una cultura bastante diferente de la que podemos aprender mucho”.

 

Cuando le preguntan a Esther Bellido qué haría si la confinasen durante el Erasmus, ella responde con determinación que “preferiría que la pillase en Portugal que en España”.

 

¿UN ERASMUS AL CIEN POR CIEN?

El caso opuesto a estas dos estudiantes y un ejemplo de lo que les ha ocurrido a muchos otros, es el de Amor Martínez, alumna que iba a continuar su grado de Periodismo en Lisboa pero que finalmente decidió cancelar el ersamus y permanecer en la Universidad de Valladolid. Veía que se acercaba la fecha y que la situación, que parecía haber mejorado, empeoraba, por ello, decidió rechazarlo.

 

 Consideré que no iba a tener una experiencia Erasmus al cien por cien porque iba a tener clases online, mi idea era irme a una residencia universitaria y por la pandemia y al ser extranjera mi Universidad no me lo permitía, supongo que para evitar contagios y en un piso igual conocería a menos gente”, explica Amor. La probabilidad de no poder viajar o juntarse con mucha gente también echaba para atrás a esta estudiante de Periodismo, que cree que le habría ocurrido lo mismo si su destino fuese otro distinto a Portugal.

 

VISTAS AL FUTURO

¿Está preparado el sistema educativo para una situación similar a la que vivimos estos meses atrás? Las tres estudiantes están de acuerdo: “No”. Esta negación la justifican explicando que lo que ha ocurrido no se esperaba, “es muy complicado que de repente pasemos todos a una docencia online cuando la mayoría de carreras tiene una parte práctica muy importante que no se puede hacer de esta manera”, añade Amor Martínez. Esperan que se haya aprendido algo y que si todo esto se repite pille a todos más preparados.